Blair declara por tercera vez por la venta de títulos nobiliarios

Tony Blair fue interrogado por Scotland Yard por tercera vez en relación con la supuesta venta de distinciones a cambio de financiación para el Partido Laborista. Aunque el interrogatorio se produjo días o semanas atrás, la noticia no se supo hasta ayer, un día después de que Blair dejara el cargo de primer ministro. Scotland Yard se negó ayer a revelar detalles sobre el interrogatorio y ni siquiera ha querido explicar cuándo se llevó a cabo, pero se entiende que Blair compareció como testigo y no como sospechoso.

El ex primer ministro se convirtió el pasado 14 de diciembre en el primer jefe de Gobierno británico en ejercicio interrogado por la policía en el marco de una investigación por corrupción. Semanas después, el 26 de enero, fue interrogado por segunda vez, siempre como testigo.

Tras más de un año de investigaciones en las que interrogó a 136 personas en calidad de testigos o de sospechosos, Scotland Yard remitió en abril al Servicio de Procesamientos de la Corona un informe de 216 páginas y más de 6.000 documentos sobre la supuesta venta de distinciones.

El caso estalló a principios de 2006, cuando un diputado nacionalista escocés presentó una denuncia para que se investigaran las informaciones de prensa de que los laboristas habían ofrecido el cargo de lord a cuatro empresarios a cambio de financiación.

En el ojo del huracán está lord Michael Levy, amigo personal de Blair y recaudador del partido, además de enviado permanente del primer ministro en Oriente Próximo. Ha sido arrestado e interrogado numerosas veces y, aunque no está acusado formalmente, se encuentra en libertad bajo fianza. En la misma situación están Ruth Turner, una de las colaboradoras más próximas de Blair en Downing Street, y sir Christopher Evans, donante del Partido Laborista.

Procesamiento para tres

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Según la prensa, Scotland Yard ha pedido el procesamiento de los tres. También habría pedido el procesamiento de Levy y Turner, pero no de Evans, por un supuesto delito de obstrucción a la justicia. El Servicio de Procesamientos de la Corona confirmó ayer a través de una portavoz que había pedido a Scotland Yard nuevas investigaciones y que se trata de "un hecho normal como parte de la evaluación del proceso".

El entonces portavoz oficial de Blair había desmentido el pasado lunes que éste hubiera sido interrogado de nuevo. Cuando Blair fue interrogado por segunda vez, su portavoz no fue informado de ello porque Scotland Yard había pedido que la noticia no se hiciera pública de forma inmediata para no perjudicar las investigaciones. Ayer, el nuevo portavoz del primer ministro Gordon Brown no quiso entrar en detalles: "No soy el portavoz del anterior primer ministro y no tengo ningún comentario que hacer", dijo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS