Barberá abre el 'trinquet' de Pelayo a pesar de las denuncias

Los vecinos acusan al Ayuntamiento de tolerar el exceso de ruido en el recinto

Depende del interlocutor, el Ayuntamiento de Valencia promete una cosa u otra. A los vecinos del trinquet de Pelayo, que denuncian desde 1999 el ruido de las partidas de pilota, les asegura el cierre inmediato del recinto. A los organizadores les permite organizar un campeonato para la próxima semana. Los vecinos acusan a la alcaldesa, Rita Barberá, de prevaricación medioambiental. La síndic de Greuges exige el cierre.

Los vecinos despertaron ayer con la esperanza de ver cumplidos sus deseos de descanso. Unas declaraciones de Vicente Igual, concejal de Actividades del Ayuntamiento de Valencia, en el periódico Levante, aseguraban: "La apertura no podrá ordenarse hasta tanto en cuanto se presente una nueva auditoría acústica donde se marque que cumple con la legislación y no supera los decibelios establecidos".

La edil socialista, Carmen del Río, denunció que el cierre del recinto era reclamado desde 1999 y que la síndic de Greuges instó el pasado 18 de junio a su cierre. Además, acusó al Ayuntamiento de reaccionar por miedo, ante la denuncia que acusan al concejal y la alcaldesa de prevaricación medioambiental. Horas después, los organizadores del Masters Ciutat de València, que se juega la próxima semana, expusieron su versión: "Nos han dicho que se cerrará más tarde. Suponemos que la segunda quincena de julio".

Teresa Llamazares, abogada de los vecinos denunciantes, asegura que las molestias por el ruido invaden el descanso de sus representados. Las ruidosas partidas, que superan los límites sonoros de la ordenanza del ruido, se juegan tres días a la semana. "Ya no hacemos nocturnas", dicen los organizadores. "No se puede con el ¡blau!, ¡roig!", suspiran los vecinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 27 de junio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50