Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal recurre contra la sentencia que retiró la custodia de una menor a su madre

La juez no tuvo en cuenta un informe independiente, según la fiscalía

El fiscal recurrirá hoy contra la sentencia dictada por la juez de Manresa que decidió retirar la guardia y custodia de una niña a su madre, por haber creado a la pequeña "fobia" hacia el padre. La Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) considera que la juez no tuvo en cuenta un dictamen independiente elaborado por el Servicio de Asesoramiento Técnico en el Ámbito de la Familia, contrario a retirar la custodia a la madre.

La sentencia de divorcio, dictada hace dos semanas, es pionera en Cataluña. La titular del Juzgado de Primera Instancia número 4 de Manresa no sólo concedió la custodia de la pequeña Judit a su padre, sino que prohibió a la madre y a la familia de ésta acercarse a la menor en seis meses. Se trata de un tiempo suficiente para que la menor supere el "síndrome de alienación parental"; es decir, la "fobia, rechazo o aversión" que siente hacia la figura paterna y que fue creada, según la juez, por la propia madre. "La mejor solución", sigue la sentencia, es que pase a vivir con el padre.

Los peritos que exploraron a la menor, de ocho años de edad, coincidieron en el diagnóstico del trastorno, pero discreparon a la hora de determinar su origen. En este sentido, el portavoz del TSJC, Emilio Sánchez Ulled, aseguró ayer que el fiscal ha advertido un "error en la evaluación de la prueba", ya que la juez sólo tuvo en cuenta el criterio del perito presentado por el padre. La fiscalía recurrirá hoy contra la sentencia porque no se valoró suficientemente el informe del SATAF, un órgano que depende del Departamento de Justicia de la Generalitat.

Sánchez Ulled sostiene que el informe reconoce la gravedad de la fobia de Judit respecto a su padre, Jesús D. R. Al tiempo, advierte de que "la medida radical" de retirarle a la madre la guardia y custodia de su hija "no es quizá, desde el punto de vista técnico y psicológico, la medida más adecuada". Un argumento que el propio fiscal portavoz comparte.

La madre comparece

El fiscal portavoz indicó que tres peritos elaboraron sendos informes: uno de parte de la madre; otro, del padre; y el tercero, independiente, que fue encargado al ser

vicio de asesoramiento familiar.

El matrimonio formado por Jesús D. R. y Adriana L. A. se rompió en 2004 y desde entonces ha pasado por dos fases. En la primera, la de separación, la fiscalía se mostró favorable a retirar la custodia a la madre. En la segunda, la de divorcio, cambió de criterio a raíz del informe del SATAF. En este caso, el ministerio fiscal defendió que la niña continuase junto a su madre, con un régimen de visitas muy controlado y adaptado "a la situación del conflicto que está viviendo la niña", detalló Sánchez Ulled.

El lunes expiró el plazo dado por el juzgado para que Judit regresara con su padre. Pero cuando la familia paterna fue a buscarla al domicilio materno no encontró a nadie y acabó en el juzgado de guardia denunciando a la mujer.

Sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña puntualizó ayer que las medidas cautelares previstas por la juez antes de emitir la sentencia "quedaron sin efecto", ya que "son de aplicación las medidas dictadas en la sentencia del 14 de junio". El alto tribunal añade que "no se puede actuar de oficio", de ahí que la sentencia "todavía no esté en fase de ejecución". El abogado del padre afectado, Leopold Corbella, pidió ayer mismo que se ejecute la sentencia en pocos días.

Pese a no encontrarse en su domicilio el pasado lunes, la madre "no ha desaparecido", señalaron las mismas fuentes a través de un comunicado. Ayer mismo, Adriana compareció "voluntariamente" en el juzgado de Manresa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de junio de 2007