Errazti considera un "error político de calado" las "amenazas" del PNV a sus socios

La marejada en el seno del tripartito, lejos de amainar, sigue cogiendo fuerza y profundidad. Ayer fue la presidenta de EA, Begoña Errazti, la encargada de marcar su terreno tras las aceradas críticas de varios dirigentes del PNV, entre ellos su portavoz, Iñigo Urkullu, por el "incumplimiento" del pacto de apoyar la lista mas votada en media docena de ayuntamientos vascos. Ante esa situación creada por sus socios, Urkullu cree que el PNV tiene las manos libres para pactar con otras formaciones, dado que el tripartito ha entrado en "fase de liquidación", como aseveró también el dirigente peneuvista José Antonio Rubalkaba.

La presidenta de EA indicó que las "amenazas a Eusko Alkartasuna y a EB no son convenientes en el ejercicio de la política diaria" y aseguró en la capital vizcaína que las palabras de Urkullu son "interpretaciones". "El señor Urkullu sabrá lo que pretende, pero es difícil imaginar que en una situación de país como la nuestra, sin duda complicada por distintas razones, se empeñen él y algunos portavoces en echar todavía más leña al fuego, lo que no sólo no es conveniente, sino que es un error de calado político", dijo la líder de EA.

En los últimos días, tanto los líderes de EB como de EA han cerrado filas en torno al tripartito que sustenta el Ejecutivo de Vitoria. Ayer Errazti apuntó que si por las distintas posiciones hay intentos de debilitar al Gobirno que preside el lehendakari Ibarretxe "se van a aencontrar con Eusko Alkartasuna absolutamente enfrente". Aseguró que su partido pretende "fortalecer" la línea de "profundización en el autogobierno y ejercicio de la soberanía" marcada en el programa de gobierno para esta legislatura.

"Habrá problemas"

Fuentes de la formación que dirige Javier Madrazo indicaron a este periódico que si el objetivo del PNV con esta avalancha de reproches a sus socios es dejar poco menos que en suspenso el tripartito, "será su responsabilidad". "Veremos si es la antesala de una crisis de Gobierno", aventuraron. Madrazo reiteró ayer su emplazamiento del fin de semana a PNV y EA para abrir "con carácter urgente" una negociación a tres e intentar lograr un pacto de gobierno progresista que permita dotar de estabilidad a la Diputación de Guipúzcoa. En este territorio, EA y el PNV tienen ya muy avanzado el acuerdo en una negociación en la que EB considera que el dirigente de EA Iñaki Galdos ha jugado "con dos barajas" y le ha "excluido".

Al permitir el viernes, en segunda votación, que la candidata socialista alcanzara la presidencia de las Juntas Generales de Guipúzcoa, EB ya puso de manifiesto que no va a dar nada gratis. Madrazo dejó ayer otro aviso para los navegantes que pilotan el acuerdo entre PNV y EA: si no se abre la negociación a tres, "habrá problemas en la investidura del diputado general" guipuzcoano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 25 de junio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50