Nueva denuncia contra los Mossos por otro caso de supuesto maltrato

Enric Cabestany es protésico dental y tiene 47 años. El pasado día 20 denunció en el juzgado de guardia de Barcelona una actuación de los Mossos d'Esquadra que, según su abogado, Carlos Fernández-Moreno, permite imputar los delitos de allanamiento de morada, detención ilegal, tortura y lesiones. Acompañan a la denuncia tres partes médicos en los que constan la rotura del tímpano, 15 hematomas en la espalda y un cardenal en un ojo.

Los hechos sucedieron en la mañana del 18 de junio en una vivienda del número 4 de la calle de Baluart, en la Barceloneta. Ese había sido el domicilio de Cabestany con su pareja hasta que la relación se acabó. Amistosamente, y por eso el hombre aún tenía llave de la vivienda. La pareja discutió ese día y él explica que se negó a dejar entrar a la mujer hasta que acabara de ducharse. Ella se marchó y regresó al cabo de unos minutos con un mosso. Cabestany se negó a abrirle la puerta y al poco tiempo acudieron otros cuatro policías uniformados.

Para evitar males mayores, explica la supuesta víctima, accedió a que entrasen en la casa. "Y fue entonces cuando cayó sobre mí una paliza brutal, como nunca podía imaginar", relata. "Patadas, puñetazos y golpes por todo el cuerpo", incluso después de estar esposado. "¿A qué tengo derecho?", preguntó estupefacto Cabestany, según explica él mismo. "A un berberecho", le respondió un policía.

Alguno de los mossos debió de pensar entonces que algo no habían hecho bien y condujeron a Cabestany al hospital Perecamps. De allí le derivaron al Clínico y ambos partes, en los que se expresan las contusiones con todo detalle, han sido aportados ahora como prueba a la denuncia. Y un tercero, expedido por una mutua al día siguiente.

Los Mossos aseguran que actuaron así para repeler una agresión y que Cabestany les arrojó todo tipo de objetos desde el balcón. Sorprende, sin embargo, que después de curarlo no fuese conducido al juzgado de guardia por las agresiones a la policía, sino al juzgado de violencia sobre la mujer por la discusión que había tenido con su ex pareja.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS