_
_
_
_
ELISABET CASTILLO

"Soy monitora por vocación y no lo cambiaría por nada"

Elisabet Castillo tiene 21 años. Acude a los centros de esplai desde que tenía seis años. "Mi familia no era precisamente una familia con dinero y en el esplai nos ayudaban mucho. Gracias a ellos podía irme de colonias", recuerda Elisabet.

Esta joven acaba de sacarse el título de monitora, pero hace de voluntaria desde los 16 años. Tiene un hijo, al que cuida en el centro como a uno más. "Me he criado en los esplais y quiero trabajar en el esplai. Estando embarazada también lo hacía e incluso me iba de colonias", explica.

"Aquí enseñamos a los niños a compartir, a relacionarse y a divertirse. Tenemos paciencia e insistimos mucho. Yo soy monitora por vocación y no cambiaría este trabajo por nada del mundo", concluye.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_