Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

500 personas se manifiestan en Sant Feliu contra la incineración de residuos

Más de 500 personas se manifestaron ayer en Sant Feliu para protestar contra la incineración de residuos en la cementera Cemex. Según los manifestantes, esta planta ha solicitado permiso a la Generalitat para utilizar los barros procedentes de las depuradoras, harinas cárnicas y residuos orgánicos municipales como combustible para su funcionamiento. El Departamento de Medio Ambiente confirmó ayer que está tramitando la petición de Cemex para "realizar la adecuación de las instalaciones con el fin de ajustarse a la normativa". Entre los cambios que prevé realizar la fábrica está "la sustitución de parte del petróleo por otro combustible de tipo biomasa", si bien Medio Ambiente no especificó qué clase de producto se utilizará.

La Plataforma Aire Net Contra la Incineració, que convocó la manifestación, ha recogido 4.000 firmas contra la incineración de sustancias. "Es un atentado contra la salud" de las personas que viven en las poblaciones cercanas a la cementera porque "comporta la dispersión en el aire" de contaminantes. Consideran un agravante que la incineración, en vez de realizarse en lugares específicos y controlados, tenga lugar en fábricas.

El Gobierno catalán contempla la posibilidad de incinerar residuos en cementeras como medida para disminuir las emisiones de CO2 y cumplir así el protocolo de Kioto. El Ayuntamiento de Sant Feliu ha afirmado que no permitirá que la cementera "utilice cualquier otro tipo de residuo que no sea barro de depuradora sin realizar antes otra prueba ambiental", explicó ayer el alcalde, Juan Antonio Vázquez. "No nos oponemos a la sustitución del combustible fósil, pero presionaremos al máximo para que haya total transparencia en los controles de los índices de emisión para asegurar la tranquilidad de los vecinos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de junio de 2007