Medio Ambiente negocia con Caixa Galicia la compra de la isla de Sálvora

La Xunta quiere mantener en el enclave el proyecto medioambiental de la caja de ahorros

La isla de Sálvora dejará de estar en manos de la nobleza gallega pero su próximo propietario aún no tiene nombre. Después de que Caixa Galicia firmase un contrato de compra con el marqués de Revilla para desarrollar allí un proyecto medioambiental, el Ministerio de Medio Ambiente se ha ofrecido para adquirir el enclave, integrado en el Parque Nacional das Illas Atlánticas. El conselleiro de Medio Ambiente prevé reunirse la próxima semana con la caja para proponerles que sigan adelante con su actuación para preservar el archipiélago, pero en suelo público.

El Ministerio de Medio Ambiente está dispuesto a aportar los fondos para que la isla de Sálvora y los seis islotes que la rodean sean de titularidad pública. La Administración pretende así ejercer el derecho de tanteo y retracto que le confiere la legislación en este paraje protegido de las Rías Baixas, después de que Caixa Galicia firmase un contrato de compraventa con el aristócrata que ha heredado el archipiélago.

El conselleiro de Medio Ambiente, Manuel Vázquez, tiene previsto reunirse esta semana con los responsables de la entidad para negociar la operación, según fuentes cercanas al proceso. La intención de la Xunta es que Caixa Galicia siga adelante con su proyecto de crear un centro de investigación de biología marina y ornitología, una residencia para científicos y artistas y un programa de formación para los pescadores de Ribeira, el municipio coruñés al que está adscrita Sálvora.

La isla ha pertenecido a lo largo de los siglos a una familia aristocrática, los antepasados de Francisco de Borja Otero Zuleta de Reales, el hombre que firmó el contrato de compraventa con Caixa Galicia el pasado 23 de marzo. La noticia de esta operación cogió por sorpresa al presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño. Los diputados del BNG Bieito Lobeira y Ana Pontón reclamaron la titularidad pública de la isla y criticaron el hecho de que su propiedad pase "de un marqués a una entidad financiera".

Una semana después, Touriño admitió que el ministerio y la consellería de Medio Ambiente estaban analizando el proceso para decidir qué papel debía jugar la Administración en un enclave de la importancia ambiental de Sálvora, ya que junto a Cíes, Ons y Cortegada forma parte del único parque nacional que tiene Galicia. Hace justo un año, la Consellería de Medio Ambiente inició los trámites de expropiación forzosa de Cortegada, que también estaba en manos privadas.

El Ministerio de Medio Ambiente se ha ofrecido ahora a ejercer su derecho de retracto y financiar la compra de la isla para que sea de titularidad pública. El conselleiro de Medio Ambiente ha recibido el encargo del presidente de la Xunta para negociar con Caixa Galicia un convenio que le permita seguir adelante con su proyecto medioambiental en el paraje pero sin ser propietaria del suelo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Caixa Galicia firmó en marzo el contrato con el marqués de Revilla para adquirir la isla por un precio de 8,5 millones de euros. Esta actuación es la primera del Fondo Natural, un proyecto en el que la Obra Social de la caja de ahorros invertirá, en tres años, 40 millones para adquirir espacios de valor paisajístico o ecológico con el fin de preservarlos.

La entidad dirigida por José Luis Méndez pretende estrenarse en Sálvora impulsando un plan de ordenación de los recursos naturales y rehabilitando el pazo y las casas existentes para convertirlos en espacios destinados a la investigación científica, en colaboración con universidades gallegas y foráneas. Según afirmó Caixa Galicia cuando anunció la compra, la isla estará abierta a visitas de grupos organizados.

Con el Fondo Natural, Caixa Galicia quiere convertir "lugares únicos" en centros de educación ambiental, investigación, ocio, arte o formación de profesionales, mediante la compra de parajes, convenios o "fórmulas específicas de gestión".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS