El Banco de España augura dificultades a la banca si no resta negocio inmobiliario

El supervisor dice que la desaceleración de la construcción "se ha prolongado en 2007"

Tras 11 meses en el cargo, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, gobernador del Banco de España, ha elevado el tono de los avisos al sector. Ayer, en el discurso anual, advirtió al sector que la desaceleración inmobiliaria "podría hacer sufrir los márgenes de la cuenta de resultados". Por eso, pide a bancos y cajas que se orienten "hacia otras actividades". Ordóñez aconseja que "no se adopten decisiones fáciles en el corto plazo", pero "con un potencial muy negativo en el medio". La deuda de las familias se situó en el 125% de su renta bruta disponible, 10 puntos más que en 2005.

Más información

No podrán decir que no fueron advertidos. Los bancos y cajas de ahorros recibieron ayer un mensaje nítido: deben ir "limitando la importancia que en sus carteras crediticias ha tenido el sector inmobiliario en los últimos años, orientándose hacia otros ámbitos de actividades diferentes". Entre cajas y bancos, la situación está peor para las primeras, ya que según los propios cálculos del supervisor, las entidades de ahorro tienen el 70% de sus créditos relacionados, directa e indirectamente, con el ladrillo. En el caso de los bancos, el porcentaje cae hasta el 48%.

En el discurso pronunciado ante el Consejo de Gobierno del regulador con motivo de la presentación del Informe Anual 2006, Miguel Ángel Fernández Ordóñez reconoce que el golpe de timón será complicado. "En el diseño de estas estrategias" (en referencia a los cambios) "cabe esperar que no se adopten decisiones fáciles en el corto plazo y con un potencial muy negativo en el medio". En ese sentido, advierte de que "nunca se debe caer en la tentación de compensar la desaceleración de la demanda con una dismi-nución en los estándares de calidad en la oferta de la financiación".

Dicho con lenguaje más sencillo, el supervisor está avisando a bancos y cajas de que ante las dificultades que se avecinan no rebajen el nivel de exigencia en el riesgo que asumen de los clientes. Esta actitud es la que genera, al cabo de los meses, fuertes subidas de la morosidad.

Precisamente, de la morosidad lo que dice es que "se mantiene en niveles mínimos" y que en este momento, "no hay indicios de que vayan a trasladarse dificultades al sector, pese al mayor crecimiento de los activos dudosos" que se experimentó en 2006. Las últimas estadísticas publicadas en el sector reflejaban un incremento de la morosidad del 25% anual, aproximadamente, ligeramente por debajo de lo que sube el volumen de créditos. La morosidad está en el 0,4% frente al 4% que tiene Estados Unidos. Y recuerda que las hipotecas de alto riesgo de EE UU suponen el 14% del mercado, frente al 1,4% que representan en España.

Ahora bien, como no podía esperarse menos de un supervisor, Ordóñez afirma que "no queda margen adicional para mayores reducciones de la ratio" de morosidad. Su dibujo de 2007 y 2008 es, por tanto, una desaceleración del negocio, una reducción de márgenes de la cuenta de resultados, un aumento de los dudosos y la asunción de nuevos negocios. En ocasiones anteriores, el nuevo campo sugerido era el del crédito al consumo y a las pequeñas y medianas empresas.

Otro factor de riesgo que menciona el gobernador es el de los hedge funds o fondos de inversión libre y no regulada. Pese a que dice que bancos y cajas tienen un negocio fundamentalmente minorista, podrían verse afectados por estos jugadores por el hecho de que piden préstamos en mercados internacionales. Ordóñez se refiere a ellos como "agentes no sometidos a un régimen de supervisión prudencial, que todavía no tienen una experiencia contrastada en la gestión de riesgos".

Estos hedge funds son desconocidos para el gran público, pero podrían afectarles si llegan los problemas. La razón, como indica el Banco de España, es que los fondos de pensiones asumen riesgos de estos instrumentos. "Los consumidores, con unos conocimientos financieros que no han evolucionado con la sofisticación del mercado, permanecen anclados en una cultura financiera muy elemental", apunta.

Los hogares españoles tienen un patrimonio de 6,1 billones de euros, repartido entre 1,76 billones en activos financieros (acciones, depósitos y fondos de inversión), y 4,34 billones en otro tipo de propiedades, la mayoría inmuebles, según las cifras del regulador. Esta cifra creció en 2006 hasta alcanzar el 625% del PIB, aunque a un ritmo menor que en años anteriores por la desaceleración del precio de la vivienda.

Este factor provocó una moderación del incremento del endeudamiento familiar, que en 2006 creció un 19,3% y se situó en 776.138 millones de euros. La deuda de las familias se situó cerca del 125% de su renta bruta disponible, 25 puntos por encima de la zona euro. El Banco de España advierte de que el alza del endeudamiento "eleva la exposición del sector ante perturbaciones adversas en el empleo, en el precio de los activos y en los tipos de interés".

Abaratar el despido

A lo largo del discurso, el gobernador hizo también referencia a las rigideces que persisten en el mercado de trabajo. Fernández Ordóñez abogó por mejorar "la adecuación del sistema de negociación colectiva a la diversidad de requerimientos sectoriales" y, sobre todo, por introducir reformas "en los costes asociados a los contratos indefinidos", con lo que sugirió la necesidad de abaratar el coste del despido, en especial en periodos de desaceleración de la creación de empleo.

El secretario general de Empleo, Antonio González, consideró que el abaratamiento del despido es una medida "interesante", pero con la que la "inmensa mayoría de la gente" no estaría de acuerdo.

LAS ADVERTENCIAS DEL SUPERVISOR

- El supervisor cree que los bancos y cajas se enfrentan a un escenario de caída de márgenes de la cuenta de resultados, subida de la morosidad y menor negocio inmobiliario.

- La recomendación es que desarrollen nuevos negocios diferentes a la construcción y que no rebajen el control del riesgo porque se enfrentarán a problemas en el medio plazo.

- El Banco de España advierte del peligro de que las inversiones de los 'hedge funds' afecten a los fondos de pensiones de los ciudadanos.

- Los hogares tienen 4,34 billones en inmuebles, pero están muy endeudados, por lo que podría haber problemas si cae el empleo o suben más los tipos de interés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 14 de junio de 2007.

Lo más visto en...

Top 50