_
_
_
_
Reportaje:

El impulsor de los neutrones

El catedrático de Física de la UPV, Manuel Tello, es uno de los principales promotores de un gran laboratorio científico para Bilbao

Manuel Tello León (Corcubión, La Coruña, 1944) lleva residiendo en el País Vasco desde los tiempos en los que se fundó la Universidad de Bilbao (hoy UPV), cuando llegó como un joven profesor de Física recién aterrizado de Estados Unidos donde había completado su formación universitaria. Desde entonces, su vinculación con la organización administrativa vasca y española relacionada con la universidad, la ciencia y la tecnología ha sido tan intensa como su actividad investigadora, por la que recibió en 1995 ex aequo con Pedro Miguel Etxenike el premio Xabier María de Munibe en su primera edición. Un reconocimiento a la actividad de su magín, que no descansa: la última, la fuente de neutrones por espalación.

Más información
La combinación de ciencia y política

Tello León recuerda como surgió la idea. "En una tertulia informal elucubrábamos sobre qué cosas serían buenas para consolidar el desarrollo de Vizcaya. Entre la serie de propuestas se impuso la de un centro de investigación de carácter internacional, lo que se suele llamar laboratorios de gran ciencia. Y fuimos a la Diputación a hablar con el diputado general, entonces Josu Bergara, a presentarle la propuesta".

Corría el año 2000 y la posibilidad de instalar en los alrededores de Bilbao un laboratorio de gran ciencia comenzaba a forjarse. Tres años más tarde ya estaba consolidada, después de un proceso largo, con sus luces y sombras, con cambios de parecer y zancadillas. "Esas peleas están vinculadas más con el ámbito científico que con el político. Son estratagemas que se llevan por detrás, se intenta influir en los políticos con argumentos falsos o erróneos, jugando con la ignorancia del político", explica Tello quien reconoce que se están viviendo ahora "las consecuencias de estas zancadillas".

El catedrático de Física se refiere a que "el planteamiento inicial contemplaba la creación de un centro regional y otro europeo simultáneamente, de tal modo que si nos quedábamos sin el respaldo europeo, mantuviéramos el regional. Al final nos hemos quedado sólo con el europeo. Creo que por estrategia tendríamos más fuerza si nos hubiésemos presentado con una opción firme de ambas".

Una fuente de neutrones por espalación tiene, además, una amplia gama de usos industriales que, en el País Vasco, beneficiaría a los sectores clave -automoción, turbinas, ingeniería, industria eléctrica y electrónica, y aeronáutica-, que podrían emplear el laboratorio para el análisis y tratamiento de materiales. "Europa tiene grandes equipamientos científicos y son famosos por el gran desarrollo económico que han propiciado en las ciudades que las acogen", destaca Manuel Tello. Eso sí, puntualiza: "Lo que no cabe en el continente son cientos de grandes instalaciones, como no caben decenas en España, donde hay dos -los telescopios de Canarias y el sincrotrón de Cataluña- y sólo queda sitio para otra".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

¿Qué le llevó a quien fuera viceconsejero de Tecnología y Estrategia Industrial a meterse en este proyecto? "No me ha movido ninguna apetencia personal. Vivo en el País Vasco desde hace muchos años y me gustaría que el sitio en el que vivo fuera el mejor del mundo en todo. Mi idea es conseguir algo singular para el lugar en el que vivo. Y si saliera adelante este proyecto, Bilbao daría un salto enorme, pasaría a ser un referente mundial".

Hay un componente afectivo muy fuerte en su interés por conseguir el laboratorio, pero Tello también cuenta con una visión clara del futuro económico del País Vasco. "Tendríamos un salto en tecnología con el que se consolidaría el gran esfuerzo que se hizo en la reconversión industrial. La modernizacion del tejido industrial está sobre la base de la adaptación y la adopción de tecnologías, pero aún no en la creación de tecnologías. Y tenemos que meternos ya en este campo, tenemos que dar el salto a empresas que tengan un apartado notable en la creación de tecnologías".

No extraña estas reflexiones en quien ha trabajado desde el primer gobierno democrático en impulsar la investigación científica en España. Su carrera destaca por la combinación de la investigación con las tareas administrativas. "En la Universidad, por ejemplo, me tocó vivir en los momentos de inicio cosas muy bonitas como la resolución de déficits económicos relacionados con el profesorado o el impulso a la investigación, con la creación de laboratorios". Y fuera de la Universidad, con el primer gobierno de la UCD realizó tareas de asesoría. "Siendo ministro [Federico] Mayor Zaragoza, se creó la Comisión de Ciencia y Tecnología que es la primera ocasión en la que se fomenta la investigación de manera ordenada. Y luego, ya continué en la comisión consultiva de la Ley de la Ciencia que impulsó el primer gobierno socialista", recuerda.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_