La fiscalía cree que clanes de la droga blanquean dinero con la construcción de chalés en Cádiz

Las Fiscalías Antidroga y de Medio Ambiente de Cádiz detectaron el año pasado un nuevo fenómeno: la relación de varios casos abiertos de narcotráfico con la construcción de viviendas en suelo no urbanizable. El Ministerio Público explica en su memoria de 2006 que los clanes dedicados a la droga en la provincia han invertido en casas y chalés de varios municipios el dinero obtenido ilícitamente. "Es una forma de blanquear el dinero", explica el fiscal de Medio Ambiente, Ángel Núñez. La responsable de Antidroga, Ana Villagómez, subraya que hacen falta más medios para seguir el rastro del dinero.

Uno de los más claros ejemplos se ha dado en Conil. Durante la conocida como Operación Anfibio, la Guardia Civil -con la colaboración de la gendarmería real de Marruecos- desarticuló una red internacional de tráfico de hachís y blanqueo de capitales. Hubo 26 detenidos. El dispositivo permitió la incautación de dos toneladas de hachís, siete vehículos, 246.000 euros y un chalé en obras de 900.000 euros.

Esta casa, levantada en suelo no urbanizable en la zona de la playa de Puntalejo, era un encargo de uno de los jefes del clan: Pedro Heredia Brenes, conocido como Follarranas. En las conversaciones telefónicas que forman parte de las diligencias, el acusado, que está en prisión desde entonces, presumía de mansión con su novia. Entre los detenidos había dos contratistas, profesionales de la construcción que, según la Guardia Civil, asesoraron a los supuestos narcos en el blanqueo de capitales a través de la construcción de dos casas en Conil: la de 900.000 euros y otra valorada en 350.000 euros, asentadas en terreno no urbanizable.

No dejar rastro

"Estas operaciones sirven para eliminar grandes sumas de dinero negro, tratar de no dejar rastro invirtiendo en casas sin registrar y dificultar así el seguimiento fiscal de estas cantidades", detalla el fiscal Ángel Núñez. En su memoria de 2006, Núñez denuncia la dejadez de las administraciones para acabar con las construcciones irregulares. Esta falta de actuación política ha favorecido la creación de "bolsas de impunidad" que aprovechan las redes delictivas para seguir sacando tajada de la venta de droga.

La Fiscalía Antidroga ha llevado dos casos en 2006 en los que el narcotráfico y las construcciones irregulares han estado directamente vinculados. El de Conil, asociado con el clan de Follarranas, y otro en Sanlúcar, que investiga el juzgado número 1 de esta localidad, relacionado con otra red familiar que se construyó tres chalés también en suelos no urbanizables. En ambos casos, a los detenidos por delitos contra la salud pública no se les conocía trabajo determinado ni medios de vida que explicaran el origen del dinero que les permitió levantar estas casas, además de disponer de varios vehículos y cuentas corrientes con grandes sumas de dinero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 09 de junio de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Curso de inglés online

Lo más visto en...

Top 50