Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Karmele Jaio traducirá al castellano su novela 'Amaren eskuak', premiada en la Feria del Libro

Los lectores premian la novela Amaren eskuak (Elkar), la primera que ha escrito Karmele Jaio (Vitoria, 1970). Recién publicada, recibió el Euskadi de Plata 2006, que concede el Gremio de Libreros de Guipúzcoa a la obra más vendida en el Día del Libro y ayer, ya con su quinta edición en la calle, recibió el premio Zazpikale, con el que la Feria del Libro bilbaína distingue a la publicación escrita en euskera que más ejemplares vendió el año anterior en los puestos instalados en el Arenal. Jaio trabaja ahora en la traducción al castellano de Amaren eskuak y en un nuevo libro de relatos que llegará al mercado el próximo otoño bajo el título Zu bezein ahul.

Jaio dedicó el premio a Julen, su hijo de tres meses, feliz de que haya convertido sus manos "en manos de madre". La novela fue escrita con el apoyo de una beca Igartza, que conceden la editorial Elkar y el Ayuntamiento de Beasain.

Amaren eskuakcuenta las historias de dos mujeres de generaciones diferentes, una madre y su hija, que han vivido épocas y circunstancias muy distintas. En un momento de crisis, la hija descubre cosas que desconocía de su madre. La narración revela el paralelismo de dos existencias que parecían tener muy pocos puntos en común. "Debajo de la historia busco en una segunda capa lo verdadero. La ficción es un instrumento para hablar de sentimientos", explica la escritora. "Los lectores que siguen comprando la novela me confirman que los sentimientos no son tan diferentes entre los seres humanos. Las personas sienten lo mismo, aunque sea en momentos muy diferentes", añade.

Jaio está trabajando en la traducción de su novela al castellano. Aunque espera que su título sea un trasvase literal del original (Las manos de mi madre), la escritora está introduciendo varios cambios, algunos de ellos sugeridos por los lectores, convencida de que "las novelas nunca se acaban; se abandonan". "Estoy reescribiendo la novela en castellano, intentando mejorarla", puntualiza. En la traducción, por ejemplo, será la protagonista la que narre la historia y no una voz en tercera persona.

Tras el verano, Jaio espera publicar su nuevo libro de relatos, con el que vuelve al terreno de los cuentos, que ya exploró en su primer trabajo, Hamabost zauri. Confiesa que se siente más cómoda en el territorio de las narraciones breves que en el de la novela. Zu bezin ahul ("Tan difícil como tú") hablará de la fragilidad de las personas y de otra de sus preocupaciones: la incomunicación y la dificultad para expresar los sentimientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de junio de 2007