Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Caixa ficha como director general al consejero delegado del Sabadell

Juan María Nin sustituye a Isidro Fainé, que asume la presidencia de la mayor caja

Transición tranquila en la presidencia de La Caixa y terremoto en el Banco Sabadell. La asamblea general de la primera caja de ahorros española dio ayer luz verde a la renuncia de Ricard Fornesa como presidente y a su relevo por el hasta ahora director general, Isidre Fainé. El Consejo de Administración de la caja aprobó además el nombramiento de Juan María Nin como nuevo director general. Nin ha sido hasta ahora el número dos de Josep Oliu en el Banco Sabadell, que bajo su etapa ha protagonizado un importante salto de tamaño. Oliu asume por ahora sus funciones.

MÁS INFORMACIÓN

"Siempre he tenido claro que mi sustituto tenía que ser él", dijo anoche Isidre Fainé, ya como nuevo presidente de La Caixa, en alusión a Nin. Y añadió: "Espero que, en la entidad, marque muchos goles".

El nuevo director general de La Caixa apareció por sorpresa en la rueda de prensa posterior a la asamblea que aprobó el relevo presidencial. Fornesa, que le cedió su asiento y luego se marchó, explicó el adelanto de su dimisión -le quedaba año y medio de mandato- como "un último servicio a la entidad", para evitar que las "especulaciones" sobre el cambio en la cúpula y las expectativas de "todos los legítimos aspirantes" generaran "inestabilidad" en la caja.

Los últimos flecos del fichaje estrella de Nin se cerraron la noche del miércoles. El presidente del Sabadell, Josep Oliu, recibió una llamada de Fainé para explicarle su oferta y pedirle comprensión, según fuentes del banco. Y Oliu dijo que "atendía esta petición y que adelante".

La mejor prueba de que la marcha de Nin, cuya buena relación con Fainé se remonta a 25 años atrás, ha pillado por sorpresa al Sabadell es que el banco no tiene, por ahora, recambio. "Si quieres al número uno, debes moverte rápido", dijo Fainé.

Oliu asume de forma temporal las competencias de su hasta ahora consejero delegado. El Sabadell emitió un comunicado deseándole éxitos y agradeciéndole "su aportación al desarrollo y expansión" de la entidad.

A Nin se le preguntó anoche por qué cambia de empresa. "La Caixa es lo máximo, la institución de referencia en el sector financiero español", respondió.

A pesar de que el relevo en la cúpula de La Caixa es ordenada y tranquila como querían tanto Fornesa como Fainé, la llegada de un ejecutivo externo, algo revolucionario para la cultura de la caja, lanza un mensaje interno de que no hay ni delfines ni zonas de confort. Nin dijo al respecto que "no habrá más relevos que los necesarios".

En la entidad se comentaba en las últimas horas que sólo un fichaje muy relevante justificaría que no se recurriera a la promoción interna de directivos probados como los que conforman el triángulo de directores generales adjuntos que jerárquicamente seguía a Fainé (Antoni Massanell, Tomás Muniesa y Marcelino Armenter).

El salto de Nin a La Caixa se produce medio año después de que la caja saliera del capital del Banco Sabadell. La caja era su principal accionista de referencia.

Salida a Bolsa

La sacudida del fichaje de Nin casi logró eclipsar ayer la decisión que adoptó la asamblea general de La Caixa, que marca un antes y un después en la historia de la centenaria entidad: la agrupación de sus participaciones industriales en un holding valorado en cerca de 22.500 millones de euros y que, el próximo noviembre, saldrá a cotizar en Bolsa. El presidente de ese holding será Ricard Fornesa. La asamblea dio luz verde a la salida a Bolsa de hasta un 49% de las acciones. En un primer momento, sólo saldrá un 20%.

A petición de CC OO, la entidad financiera ha aceptado que el desdoblamiento de cargos de presidente de la caja (Fainé) y del holding cotizado (Fornesa) sólo tenga carácter excepcional y cuente con un límite temporal máximo de tres años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de junio de 2007