Sanidad indemnizará a un enfermo que recibió mala atención psiquiátrica

El paciente perdió una pierna al tirarse al metro y percibirá 108.000 euros

La Consejería de Sanidad ha sido condenada por el Tribunal Superior de Justicia a pagar 108.000 euros a un paciente al que la sanidad pública, durante nueve años, no prestó el tratamiento psiquiátrico adecuado. El enfermo, José Luis G. F., de 30 años, bajó en diciembre de 2000 a las vías del metro y, tras ser arrollado por el tren, sufrió la amputación de la pierna derecha. La familia ha recibido el apoyo del Defensor del Paciente en el caso.

Poco antes de las navidades del año 2002, José Luis G. F., de 30 años, saltó a las vías del metro en la estación de Valdeacederas, esperó al tren con los brazos abiertos y, tras ser arrollado, perdió la pierna. Cuatro años y medio después, el Tribunal Superior de Justicia ha condenado a Sanidad a indemnizarle con 108.000 euros porque considera que el hospital Clínico, al que el paciente había acudido, falló a la hora de prestarle un tratamiento psiquiátrico adecuado que habría reducido el riesgo de que el accidente se produjese.

Los primeros problemas del paciente, de 30 años, surgieron hace 14, cuando siendo adolescente le fue diagnosticado un trastorno obsesivo-compulsivo. En 2002, en su centro de salud, resumieron sus síntomas en "depresión muy importante con trastorno obsesivo-compulsivo y posible riesgo suicida". En febrero de ese mismo año, ingresó en el hospital Clínico, pero fue remitido días después a su centro de salud. Ocurrió lo mismo en varias ocasiones. "A pesar de que el paciente, desde el año 1994, fue ingresado en diferentes ocasiones con diagnóstico de un trastorno obsesivo-compulsivo, el hospital Clínico siempre le remitía luego a su centro de salud, sin considerar el caso grave", afirmó Antonio Navarro, abogado del Defensor del Paciente, la asociación que ha apoyado a la familia en su reclamación. "El enfermo cada vez se encontraba peor y empezó a decir incluso que quería autolesionarse. Sus familiares volvieron a llevarle al Clínico y les volvieron a decir que no tenía por qué quedarse ingresado", agregó Navarro.

Los familiares del paciente pidieron que se le cambiase el tratamiento psiquiátrico porque éste no era eficaz. "La familia presentó varias hojas de reclamación, pero no les hicieron caso y el paciente terminó arrollado por el metro", denuncia el abogado Navarro. El enfermo fue declarado como "afectado de gran invalidez" por parte del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales.

Después de perder la pierna, el hospital Gregorio Marañón intervino a la víctima de una cirugía cerebral (capsulotomía) para controlar su agresividad y compulsiones. "Le pusieron el tratamiento eficaz después de que perdiese la pierna", criticó el abogado de la víctima.

La sentencia, con fecha del pasado 10 de mayo, condena a Sanidad a indemnizar al enfermo 108.000 euros. "El tratamiento quirúrgico no es de primera elección pero, no obstante, la Administración se retrasó indebidamente en facilitarlo; dado que el tratamiento farmacológico se había revelado ineficaz pues habían transcurrido nueve años y el enfermo, lejos de mejorar, empeoraba paulatinamente", concluye la sentencia, en la que ha actuado como ponente el magistrado Ramón Verón Olarte.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Acceso al hospital Clínico, en el que recibía asistencia José Luis G. F.
Acceso al hospital Clínico, en el que recibía asistencia José Luis G. F.ULY MARTÍN

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS