Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las pistolas de balines no son armas de juguete

Dañinas también lo son las pistolas de juguete. En el instituto Universidad Laboral de Ourense, a cinco estudiantes, alentados por la famosa serie televisiva CSI, se les ocurrió medir la capacidad de penetración de los balines de las armas ficticias.

Con la colaboración y consejos de un policía nacional, construyeron una galería de tiro para hacer disparos con una pistola de juguete comprada en una feria y sustituyeron el gel que normalmente se usa en las pruebas balísticas por una pastilla de jabón, gelatina y arcilla. Salvo en el jabón, los balines penetraron todos y a bastante profundidad en los demás materiales.

Los jóvenes investigadores fueron tajantes en sus conclusiones: el impacto de estos juguetes puede producir daños en tejidos blandos corporales o en los ojos -la gelatina tenía por objeto demostrar el daño en una cornea- y "puede ser peligroso para los animales o incluso letal para los bebés". Su trabajo les valió el segundo premio.

En tercer lugar quedaron los tres chicos del instituto David Buján de Cambre (A Coruña), que demostraron que un cohete fabricado con una botella de refresco puede, sólo con el impulso de una cantidad minuciosamente calculada de agua y aire, alcanzar la cima de un árbol de 23 metros de altura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de junio de 2007