Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las relaciones entre España y EE UU

Madrid y Tokio intercambiarán visitas de Estado

España y Japón cruzaron ayer una serie de invitaciones para intercambiar visitas al máximo nivel que, si se llevan finalmente a cabo, darán un impulso sustancial a las relaciones bilaterales y al objetivo español de conseguir una mayor penetración económica en Oriente. Las autoridades japonesas invitaron, en efecto, a los reyes Juan Carlos y Sofía a realizar un viaje de Estado a su país, y renovaron otra invitación al presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, que canceló con horas de antelación una visita programada para el pasado enero. Las autoridades españolas anunciaron, por su parte, que invitarán al príncipe heredero nipón, Maruhito, a la Exposición de Zaragoza, en 2008, y que los Príncipes de Asturias viajarán en otoño a Tokio, donde inaugurarán la nueva sede del Instituto Cervantes.

Todo esto ha ocurrido con ocasión de la estancia en Madrid del ministro japonés de Exteriores, Taro Aso, que, como Condoleezza Rice, fue recibido ayer por el presidente Zapatero y por el Rey. La visita del ministro japonés ha venido a dinamizar unas relaciones que no acaban de arrancar y en las que Tokio demuestra mayor interés, ahora que se consolida como octava potencia económica del mundo. La cancelación del viaje de Zapatero, inmerso entonces en el debate parlamentario sobre el proceso de paz, fue un golpe para esas aspiraciones.

Aso dijo ayer que Japón espera más inversiones de España, y subrayó que hay muchas menos empresas españolas en su país que viceversa. El enviado de Tokio insistió sobre todo en que se acelere la concesión de visados a los empresarios japoneses que quieren viajar a España. Miguel Ángel Moratinos prometió esforzarse por acelerar los trámites y pidió, a su vez, que Japón elimine barreras a las empresas españolas, que denuncian dificultades técnicas y comerciales superiores a las de otros socios de la UE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de junio de 2007