Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 27M

ERC recupera equidistancia

Esquerra Republicana (ERC) dosifica los pactos poselectorales de manera que le permitan recuperar la equidistancia entre CiU y PSC, y sacar provecho de su posición de bisagra en muchos ayuntamientos y en las diputaciones provinciales de Lleida y Girona.

El líder del partido, Josep Lluís Carod, criticó ayer duramente el "hegemonismo" con el que los socialistas han actuado en el Ayuntamiento de Barcelona. "No somos socios menores ni meras comparsas", afirmó para justificar la decisión de su partido de dejar en minoría al candidato socialista a la alcaldía de la capital catalana, Jordi Hereu.

Esta decisión fue avalada ayer por la Comisión Permanente de ERC. La portavoz del partido, Marina Llansana, destacó que también la asamblea de la federación de ERC de la ciudad de Barcelona la había ratificado por unanimidad el miércoles por la noche.

La equidistancia se está convirtiendo también en una necesidad de los republicanos para calmar la inquietud entre sus afiliados por el auge de candidaturas de independentistas radicales en municipios del interior de Cataluña. Estas candidaturas han obtenido 20 concejales que, en algunas capitales de comarca, como Vic y Berga, han sido directamente arrebatados a ERC.

Una parte de la militancia de Esquerra interpreta estas pérdidas, junto con la de la mitad de los votos en la ciudad de Barcelona, como un castigo de electores descontentos por la formación del Gobierno tripartito de izquierdas en la Generalitat, en detrimento del frente nacionalista propuesto por CiU tras las elecciones autonómicas.

En una conferencia de prensa en Palma de Mallorca, Carod sostuvo ayer que el hegemonismo del PSC "no deja margen de maniobra a sus socios" y puso como ejemplo que Hereu "se precipitó al proclamarse alcalde de Barcelona con sólo 14 concejales", informa Andreu Manresa. Carod criticó además a Hereu y al PSC por haberse "apropiado" de la labor de sus socios en el Ayuntamiento de Barcelona. La dirección republicana ha sacado a relucir estos días actos "inamistosos" de Hereu hacia sus socios en los últimos meses, como la presentación del acuerdo sobre el castillo de Montjuïc como un hecho consumado.

A pesar de estas quejas, los republicanos separan totalmente sus movimientos tácticos en el frente municipal de su alianza en el Gobierno catalán, sobre el que Carod aseguró rotundamente que "no está en cuestión".

En las negociaciones en curso entre todos los partidos para la elección de alcaldes y presidentes de las diputaciones, Esquerra ha obtenido ya la oferta tanto del PSC como de CiU para tener la presidencia de la Diputación de Lleida. CiU tiene 11 diputados provinciales, el PSC 10 y ERC tres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de junio de 2007