Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Inundaciones y urbanismo

Dice el refrán "Al cabo de los años mil, vuelve el agua a su cubil". Cuando se inundan las ciudades y pueblos, suele echarse la culpa a las lluvias imprevisibles y al cambio climático.

Sin embargo, prácticamente ningún político reconoce que, en el afán urbanizador, se han autorizado y construido casas, túneles, puentes y carreteras en lugares donde no deberían estar: en medio de cauces de ríos, lagunas, riberas y llanuras de inundación. Necesitamos urgentemente un cambio en la política territorial que reconozca no sólo los impactos ambientales, sino también los riesgos económicos y sociales asociados a proyectos insostenibles y exigir responsabilidades a quienes los han promovido.

Tal y como ya se ha hecho en varios países centroeuropeos, es necesario un cambio radical en nuestra visión de los ríos, es prioritario defender el dominio público con determinación y medios, y urgente liberarlos del hormigón que todo lo arregla y de la presión urbanística a la que se les ha sometido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de mayo de 2007