Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro sindicatos echan el pulso definitivo a Educación con su huelga general de hoy

Las centrales pretenden que el paro confirme la "frustración" de 22.000 docentes

La enseñanza pública no universitaria afronta hoy una huelga general que debe marcar un punto de inflexión en el pulso que durante los últimos meses mantienen cuatro sindicatos (STEE-EILAS, LAB, ELA y UGT) con el Departamento de Educación. El conflicto entre las dos partes ha ido subiendo de tono hasta desembocar en esta convocatoria de huelga general, que supone el colofón a los tres paros parciales en cada territorio vividos en la red pública la semana pasada. A esas tres convocatorias hay que sumar otras tantas registradas en el mes de noviembre.

Los sindicatos convocantes confían en que el paro de hoy sirva para confirmar la "frustración" del profesorado por sus condiciones laborales. Después de varios meses de continuas reuniones entre representantes sindicales y de la consejería para intentar acordar unas mejoras laborales para los 22.000 docentes de la red pública, el desencuentro es total. Sin embargo, frente a esa sensación de malestar, Comisiones Obreras, la central mayoritaria entre los maestros, sí ha conseguido cerrar un principio de acuerdo con la consejería que puede contribuir a desmovilizar hoy a muchos docentes.

Para el resto de centrales, se trata de un acuerdo "a la baja", que no contribuye a mejorar la situación de la plantilla. Con estos ingredientes, STEE-EILAS, LAB, ELA y UGT han echado el resto en esta convocatoria de huelga. Su previsión es que se sume al paro entre el 60% y el 70% del profesorado, un porcentaje similar al que, según sus cifras, han cosechado los tres paros territoriales.

Las cifras de seguimiento de esas huelgas facilitadas por la consejería resultan muy inferiores a los cálculos sindicales. Únicamente en Guipúzcoa rozó el 50%. En Álava y Vizcaya el porcentaje de seguimiento se redujo al 35%. El departamento insiste en la idea de que convocar una huelga general y tres paros parciales resulta una medida "desproporcionada" para escenificar el desacuerdo entre las dos partes. "Nuestro camino es la negociación y no nos hemos levantado de la mesa. Ha habido un sindicato que ha querido negociar y con él hemos podido cerrar un acuerdo", señaló ayer Educación.

Entre las principales reivindicaciones de los sindicatos figura la de mantener un cupo de interinos estables, profesores que por su antigüedad tienen asegurada una plaza curso tras curso y disfrutan de las mismas ventajas que los funcionarios, pero sin serlo. El acuerdo entre Comisiones Obreras y Educación ya prevé un sistema para garantizar la estabilidad de los interinos, pero las centrales consideran que se trata de un mecanismo insuficiente.

'Contraprogramación'

La lista de reclamaciones se completa con la reducción de jornada lectiva para mayores de 59 años, la introducción de nuevos profesionales para responder a necesidades acuciantes, como especialistas en convivencia, nuevas tecnologías o refuerzo lingüístico, y la recuperación de poder adquisitivo.

Frente a la huelga, el Departamento de Educación ha contraprogramado para hoy con la presentación pública en Bilbao de los resultados de la evaluación del nivel B1 de euskera entre los alumnos de Primaria. Se trata de un estudio que tiene gran trascendencia para el sistema educativo con vistas a saber cómo marcha el aprendizaje del euskera entre los alumnos de 6 a 12 años. Conocer esos resultados resulta básico para aplicar con éxito la reforma de los modelos lingüísticos en la que está embarcado el departamento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de mayo de 2007