Las llamadas de móviles en el extranjero bajarán hasta un 70%

El Parlamento Europeo obliga a aplicar las nuevas tarifas este verano

Los ciudadanos europeos que viajen a otros países de la Unión se beneficiarán desde este verano de rebajas en las tarifas de hasta un 70% que vienen pagando por hacer o recibir llamadas a casa o a la oficina desde el extranjero, según la decisión ratificada ayer por el Parlamento Europeo. La medida entrará en vigor a finales de junio, pero las compañías tienen hasta septiembre para adaptar sus precios a las llamadas eurotarifas.

Más información
España gana y pierde

Los opacos precios que sufren ahora los usuarios no podrán superar los 49 céntimos por minuto por llamadas realizadas y 24 céntimos por llamada recibida, con reducciones progresivas en los dos próximos años. "Es un gran día para los consumidores, sean turistas o gente en viaje de negocios", subrayó una eufórica Viviane Reding, comisaria responsable del proyecto, que se dejó llevar por la ocasión: "La factura del teléfono se les va a quedar en casi nada".

Las facturas telefónicas no se van a quedar en casi nada, pero deberán ser sustancialmente más bajas a partir de este verano para quienes usan el teléfono móvil en sus viajes al exterior, la llamada itinerancia o roaming. Hasta ahora, el abonado sólo sabía lo que había gastado cuando le sorprendía la factura, a razón de un promedio de 1,15 euros por minuto, con casos extremos de hasta tres euros por minuto por llamadas realizadas, según los datos de la Comisión Europea.

Reding y el Ejecutivo comunitario lanzaron en julio del año pasado una cruzada contra lo que ayer mismo la comisaria etiquetaba sin reparos de flagrantes abusos de las compañías telefónicas sobre los usuarios. En 2008, las tarifas serán de 46 y 22 céntimos respectivamente, para bajar hasta los 43 y 19 céntimos en 2009. Luego se revisará el resultado de la medida y se actuará en consecuencia.

El acuerdo será asumido por los Gobiernos comunitarios el próximo 7 de junio y la presidencia alemana de la UE se ha comprometido a publicar el 29 de junio el correspondiente reglamento en el Diario Oficial de la Unión, por lo que comenzará aplicarse a partir del día siguiente. Esa puesta en práctica supone unos plazos oficiales de hasta un mes para que las compañías comuniquen a los usuarios las nuevas tarifas y dos meses adicionales para que éstos las acepten u opten por otros planes alternativos. Quienes no respondan trascurridos los plazos oficiales se verán aplicar automáticamente la 'eurotarifa'. Las compañías tendrán todavía un mes más para adaptar el nuevo régimen. Los abonados que ya hayan suscrito paquetes tarifarios que mejoran la eurotarifa los mantendrán automáticamente.

La aplicación estricta de ese calendario hace pensar que, en el mejor de los casos (un mes para la comunicación de la empresa, respuesta inmediata del abonado y otro mes para administrar por parte de la sociedad), hasta primeros de septiembre los abonados no se beneficiarán del nuevo plan.

Ninguna de estas medidas afecta al precio de llamadas en países de fuera de la Unión Europea.

Dos eurodiputados alemanes, durante la votación en el Parlamento Europeo sobre las nuevas tarifas de móvil.
Dos eurodiputados alemanes, durante la votación en el Parlamento Europeo sobre las nuevas tarifas de móvil.REUTERS

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS