Los problemas de la seguridad ciudadana

El fiscal pide 11 años de cárcel para tres jóvenes acusados de dejar en estado vegetativo a un urbano

El fiscal solicita penas que suman 11 años de prisión para tres jóvenes acusados de dejar "en estado vegetativo persistente" a un agente de la Guardia Urbana que fue alcanzado con dos piedras en la cabeza durante el desalojo de una casa okupada en Ciutat Vella, el 4 de febrero de 2006. La fiscalía les acusa de los delitos de atentado y lesiones. Los tres permanecen en prisión provisional desde los hechos y el Juzgado de Instrucción número 18 de Barcelona primero y, posteriormente, la Audiencia de Barcelona han desestimado las peticiones de libertad de sus abogados.

La fiscalía asegura que Rodrigo Andrés Lanza fue quien lanzó una piedra sobre los agentes de la Guardia Urbana "con la intención de alcanzarlos", tal y como sucedió. El policía cayó al suelo desmayado y sufrió un golpe violento en la cabeza, momento en el que Álex Cisternas lanzó otra piedra contra el mismo guardia urbano que estaba tumbado en la calzada y que le alcanzó. Mientras esto sucedía, siempre según el relato del fiscal, Juan Daniel Pintos, otras personas no identificadas "arreciaron en el lanzamiento de objetos, tales como piedras, botellas y latas de bebidas hacia los policías".

Cuando los agentes intentaron retirar al herido, los concentrados siguieron arrojando todo tipo de objetos a la policía: desde un cono de plástico de los que se utilizan para la señalización del tráfico a una valla metálica. Fue entonces cuando acudieron varias patrullas policiales y los concentrados empezaron a huir. En la persecución se produjo todo tipo de forcejeos y tres policías más resultaron con diversas contusiones. El fiscal acusa a otros 11 jóvenes y solicita para ellos penas de dos a cuatro años. El Ayuntamiento de Barcelona ejerce la acusación en el caso, a través del despacho de abogados Jufresa. Los tres acusados que están en prisión proclaman su inocencia. El guardia herido tiene 39 años y es padre de cuatro hijos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS