Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones 27M | El Ayuntamiento de Vigo

El PSOE puede apear al PP en Vigo con el apoyo del nacionalismo

El Partido Popular perderá la alcaldía de Vigo, que quedará en manos del socialista Abel Caballero en coalición con los nacionalistas del BNG, según la encuesta del Instituto Opina. Un acuerdo entre las dos fuerzas políticas que gobiernan Galicia les permitirá recuperar la alcaldía que perdieron hace tres años y medio, cuando rompieron el pacto que habían sellado sólo seis meses antes. Tras su gobierno en minoría, el PP de la alcaldesa Corina Porro sube dos concejales respecto a 2003, pero se queda a otros dos de la mayoría absoluta, según la encuesta, por lo que el PSOE liderará el gobierno de la mayor ciudad de Galicia.

Los socialistas obtendrían el domingo nueve concejales, uno más que en 2003. Los nacionalistas pierden un edil y se quedan en seis, pero la suma de ambos partidos permitirá poner fin al mandato de Corina Porro, que mejorará sus apoyos en casi siete puntos respecto a las últimas elecciones municipales. Será insuficiente para lograr la mayoría absoluta, marcada en Vigo en la línea de los 14 ediles, según la encuesta. La inexistencia de un partido con el que pactar condenará a los populares a regresar a la oposición. El panorama municipal pasará por una reducción del número de formaciones con representación en el Ayuntamiento, al perder los dos concejales con que contaba el Partido Galeguista de Manoel Soto, alcalde socialista entre 1979 y 1991 y potencial comodín del PP para formar gobierno.

La alcaldesa Corina Porro obtendría 12 ediles, frente a 9 de la lista socialista y 6 del BNG

Tres de cada cinco encuestados desean reeditar en la ciudad el pacto de gobierno de la Xunta

Tres de cada cinco encuestados respaldan el pacto entre socialistas y nacionalistas, que han renovado sus candidatos tras el fiasco de 2003. El PSOE confía ahora en el ex ministro Abel Caballero, en la actualidad presidente de la Autoridad Portuaria, mientras que el Bloque ha apostado por el ex director general de Deportes de la Xunta Santiago Domínguez. El 52% de los vigueses cree que a su ciudad le conviene un cambio de partido en el Ayuntamiento. Sin embargo, los encuestados se muestran escépticos sobre la posibilidad de que el relevo finalmente se produzca, ya que el 54,5% de ellos cree que Corina Porro seguirá al frente del gobierno municipal.

El tumultuoso mandato que ahora termina se ve reflejado en el suspenso generalizado a las cuatro fuerzas políticas representadas en el Ayuntamiento, con notas que oscilan entre el 4,67 al PP y el 2,92 del partido de Manoel Soto. La gestión de la alcaldesa, en cambio, obtiene un 5,16. La mitad de los entrevistados cree que su ciudad ha mejorado durante el mandato que termina.

El urbanismo ha sido el telón de fondo de la política municipal en los últimos cuatro años, con una propuesta de Plan General del gobierno de Corina Porro rechazada por la Xunta. El 45,7% de los encuestados cree que el Ejecutivo gallego actuó correctamente al exigirle al Ayuntamiento que lo reformarse. Curiosamente, esta opinión está más extendida entre los partidarios del BNG que entre los del PSOE, a pesar de que los nacionalistas apoyaron el plan y fue una consejera socialista la que decidió su rechazo. El 75,5% de los ciudadanos coincide en considerar imprescindible la existencia de un nuevo planeamiento.

La encuesta revela un consenso generalizado sobre la necesidad de incrementar la protección ambiental de la ría, y también un amplio escepticismo sobre la promesa del Gobierno de agilizar la llegada a la ciudad de la alta velocidad ferroviaria. Los vigueses, que se declaran mayoritariamente de izquierdas, aprueban la gestión de Zapatero en el Gobierno en un 55,7% y suspenden la del gallego Mariano Rajoy en la oposición en un contundente 71,5%.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de mayo de 2007