Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez ordena el ingreso en prisión del hombre que mató a golpes a su hija en Madrid

El juez de guardia de Madrid ha ordenado el ingreso en prisión sin fianza de Francisco Javier Cervera de Marcos, de 32 años, detenido el pasado jueves acusado de haber matado a golpes a su hija de 15 meses, Francesca, en un hotel de la plaza de España de la capital, según informaron ayer fuentes de la investigación. La policía analiza ahora si el acusado sufre algún tipo de adicción a las drogas. A Cervera le constan 11 antecedentes por delitos contra el patrimonio (robos) y por malos tratos en el ámbito familiar.

Fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid explicaron que durante el interrogatorio en la Brigada de Policía Judicial se mostró "compungido" y se dio cuenta de lo que acababa de hacer. Relató la agresión a la pequeña Francesca contra la pared hasta que la niña murió, ante los gritos desesperados de la madre implorando que parara. Cuando la progenitora cogió al bebé, ya no respiraba, por lo que decidió meterla en la bañera para intentar reanimarla, según fuentes del caso. "En un primer momento, trató de ocultarlo, pero al verse detenido y con todas las pruebas que le acusaban declaró lo que había hecho. Parecía que tenía ganas de contarlo para exculparse", explicaron fuentes del caso.

"Muy conflictivo"

El juez de guardia de la capital aceptó la petición del fiscal del ingreso en prisión de Cervera. Algunas fuentes del caso le calificaron como "muy conflictivo y problemático". En 2000 había sido denunciado por agresión a su madre, que es invidente. La policía investiga si la compañera también era objeto de malos tratos. Los agentes, además, investigan si el detenido consumía algún tipo de droga y si ello pudo influir en la agresión que sufrió su hija.

La familia de la pequeña Francesca Cervera pudo ver su cadáver en el Instituto Anatómico Forense antes de que fuera enterrada al mediodía de ayer en el cementerio sur de Carabanchel, en Madrid, en la más absoluta intimidad familiar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de mayo de 2007