Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía indaga la muerte de un chico tras fumarse un porro

La fiscalía de Milán sospecha que el hachís que inhaló el joven estaba adulterado

Dario Evola se desmayó el miércoles mientras asistía a clase. De nada sirvió la carrera hasta el hospital. El chico, de 15 años, murió inexplicablemente en el Instituto Técnico de Paderno Dugnano, en el norte de Milán. Sus compañeros contaron que había compartido un porro con dos de ellos en el recreo. Los carabinieri investigan la muerte.

La autopsia podrá aclarar hoy si Dario ha muerto por causas naturales. Pero habrá que esperar unos 20 días antes de obtener los resultados del examen toxicológico que permitirá establecer si existe una relación causa-efecto entre la sustancia inhalada y su muerte misteriosa. La sospecha de la Fiscalía de Milán es que la marihuana del cigarrillo estaba adulterada.

Según sus familiares, Dario estaba "en plena forma". La hipótesis de que tenía problemas cardiacos no se considera muy probable: desde 2000 jugaba a fútbol en el equipo de su pueblo y se sometía a las visitas medicas de rutina.

El suceso ha ocurrido una semana después del anuncio del Ayuntamiento de Milán de que iba a enviar 4.000 vales para que los padres preocupados compraran test antidroga en las farmacias. "La represión no sirve en la lucha contra la droga, que sólo se gana con la educación", dijo saliendo al paso el ministro de Salud italiano, Livia Turco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de mayo de 2007