Elecciones 27M
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Pido

Pido que las bicicletas no atropellen a los peatones que van por la acera, que les pongan luces, timbre y alas, y que vuelen por el aire, y los ciclistas lleven todos casco aerodinámico y gafas, así como futuristas. Que el Ayuntamiento no chape mas chiringuitos y que deje abrirlos en la playa y a pie de calle, y que los músicos puedan tocar en los bares sin molestar a los vecinos. Que los turistas no hagan pipí en las esquinas, para que los cantautores puedan apoyarse y cantar bajito. Me gustaría que las plazas fueran menos de piedra y más de las plantas, con fuentes y columpios. Que no quitaran los puestos de animalitos en La Rambla donde compré mi mascota Chicha, a la que quiero mucho, y que se pueda pasear sin obstáculos desde Canaletes a Colom. También quiero más parterres y jardines para andar en patinete y refrescarse en verano. Estaría bien que no se cerrara la plaza de toros y quien quiera ir pueda hacerlo. Por la mañana debería haber un circo en cada barrio con tigres, osos y leones, aunque sean de trapo. Por favor, no permitan que desaparezca la estación de Francia, vuelvan a llenarla de trenes y pasajeros con maletas. Hay cosas feas, en cambio, que sí tendrían que desaparecer, como la estación de Sants y el hotel que se construye en Montjuïc. No corten los árboles del Tibidabo. No quiero olvidarme del Mercat de Sant Antoni y los Encants, y de todos los coleccionistas que allí vamos a buscar y cambiar cromos y otras cosas. Cuidado con lo que hacen, no vayan los arquitectos modernos y sin corazón a estropearlo todo.

Jaume Sisa es músico

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS