Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La población española crecerá el doble que la media europea en 25 años

En España no habrá baby boom. Aunque la población española seguirá creciendo, pero despacio. En 2030 habrá aumentado un 5,8% respecto a 2005, según las proyecciones del Instituto Nacional de Estadística (INE). Apenas la tercera parte que el incremento previsto para China, que es del 15,4%, pero el doble que el 2,4% de media de la UE. El crecimiento que se debe fundamentalmente a la inmigración y al leve repunte de la natalidad. En 2005 nacieron en España 465.616 niños, un 2,4% más que en 2004.

El promedio de hijos por mujer está lejos de los 2,9 de los setenta del siglo XX, cuando España vivía su baby boom, pero también de los 1,15 hijos por mujer de 1998, la tasa más baja de la historia. En 2005, este promedio estaba en 1,34. España no alcanza la media de la Unión Europea, que está en 1,50 hijos por mujer, y tampoco el 2,1 que asegura el relevo generacional. Según las proyecciones del INE, a este ritmo, España tendrá en 2010 un promedio de 1,40 hijos por mujer.

La creciente llegada de inmigrantes no va a tirar de forma significativa de la escasa natalidad española. Las extranjeras, una población en edad fértil, aportan un 15% del total de los nacimientos, pero su tasa de fecundidad se va pareciendo cada vez más a las de las españolas: tienen 1,73 hijos por mujer, más cercano ya al 1,28 de las españolas, que a los 2,22 que tenían de media en 1996.

Además, las españolas son las europeas que más tarde tienen su primer hijo, con 29,1 años. A diferencia de las madres más jóvenes, las mujeres lituanas, que tienen a su primogénito con una media de 24,3 años. También la edad media de la maternidad de las españolas es alta -30,82 años- y continuará creciendo según los datos del INE. Se prevé que en 2010 será de 31,08 años y de 31,14 años en 2030. Aunque según los expertos este ritmo podría ralentizarse por la influencia de la natalidad más joven de las mujeres de nacionalidad extranjera que viven en España.

Las tasas de natalidad más alta la ostentan Irlanda, Francia, Dinamarca, Finlandia, Holanda, Suecia y Reino Unido, que superan los 1,71 hijos por mujer y en algunos, casos como en el de Irlanda, llegan a los 1,98. Según estas perspectivas de natalidad, la Unión Europea pasa de tener 458,5 millones de habitantes en 2005 a 469,4 millones en 2030.

En muchos países comunitarios la población decrece. Según las proyecciones del INE, los nuevos socios, Rumania y Bulgaria lo hacen un 11,5% y un 19,5%, respectivamente. Otros países que sufren este fenómeno son Polonia, República Checa y Hungría.

Otros miembros de la UE, sin embargo, mantienen su ritmo de crecimiento: Reino Unido pasará de sus 59,9 millones de habitantes en 2005 a 64, 4 millones en 2030.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 2007