Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Elecciones 27M

Sebastián se la juega en la calle

El candidato socialista, con las encuestas en contra, inaugura su sede electoral en Sol y comienza la campaña pidiendo el voto a pie de acera

Ni las primeras encuestas electorales en su contra (le auguran entre 21 y 22 concejales frente a los 33 de Gallardón) ni la resaca del debate de Telemadrid, parece que hicieran mella en el ánimo del candidato socialista a la alcaldía de Madrid. Miguel Sebastián acudió a primera hora de la mañana de ayer a la calle del Correo a inaugurar la sede de su campaña electoral, una antigua pañería a escasos metros de la Puerta del Sol que se convertirá en su centro de operaciones.

Había dejado atrás el gesto hierático que mantuvo la noche anterior en el plató de la televisión autonómica y, con ojos de haber dormido poco, lucía de nuevo su sonrisa particular.

"Ésta será nuestra sede: a pie de calle y abierta a la gente; un lugar donde los madrileños serán escuchados y podrán participar trayendo sus propuestas y sus ilusiones".

MÁS INFORMACIÓN

Sebastián lo tiene claro: la clave del éxito de su campaña está en la calle. "Me sorprendió el desprecio a los ciudadanos del señor Gallardón", dijo al valorar el debate de la noche anterior. "Cuando dijo "su vecina Josefa", en alusión a una mujer que tiene una grieta en la pared de su casa desde la que se puede ver la calle, no se dio cuenta de que no sólo debería ser mi vecina sino la suya también", agregó.

El candidato socialista está convencido de que consiguió poner nervioso a Gallardón y de que el punto flaco de éste es su punto fuerte: la calle y la gente. Tras asegurar que al popular "le molestó" que le presentará dos recibos de la contribución de otro ciudadano, que reflejaban que a pesar de no haber aumentado el valor catastral, "se le había duplicado el recibo de la contribución", el socialista acusó a Gallardón de "rechazar ver los problemas de los madrileños porque no quería ni verlo".

La ubicación de la nueva sede, a espaldas de la Real Casa de Correos donde se encuentra la sede del Gobierno regional, tiene una explicación: "Porque para los madrileños la Puerta del Sol significa el cambio del año y, para nosotros, a partir de ahora, será el sitio donde queremos celebrar también el cambio en Madrid".

Era el primer día de campaña y, fiel a su idea de que hay que estar cerca de la gente, Sebastián decidió pedir el voto a pie de calle. Lo pidió "para hacer una ciudad más equilibrada, sin barrios de primera y barrios de segunda", así como "más segura para todos, independientemente del nivel de renta de los ciudadanos".

Y, panfleto electoral en mano, comenzó su paseó por la Puerta del Sol, por la calle de Preciados y por la calle del Carmen.

Y parece que, ya sea por la polémica de las supuestas presiones del Gobierno a la CNMV o por el debate del pasado jueves en Telemadrid, algo de popularidad ha ganado. Mientras hace dos semanas en la misma Puerta del Sol presentaba la campaña de Quiero, grabando a cámara los deseos de los madrileños, y la gente preguntaba todavía que qué era eso y que quién era él, ayer tuvo un baño de multitudes.

Decenas de personas se pararon con él para darle su apoyo y transmitirles sus necesidades. "A ver qué hace usted por nosotros", le decía una señora en silla de ruedas. "Ya está bien de obras, tengo un hijo con una minusvalía y nadie me ayuda", le comentaba otra mujer. "Me tienes que poner el abono transporte gratis que me dejo todos los meses 60 euros", le reclamó un joven de 22 años.

Y octavilla tras octavillas Sebastián se hizo con la calle. Cuando casi llegaba a la plaza de Callao, ya había charlado con la mujer del organillo y le había robado la bici a un curioso ciclista (como muestra la foto), además de charlar con cualquiera que le paraba el paso. Y, a la vuelta, por la calle del Carmen y camino de Sol, ya estaba firmando autógrafos, haciéndose fotos con los transeúntes madrileños y escribiendo dedicatorias en las tarjetas que llevan su rostro: "Sí se puede. Con cariño, Miguel Sebastián", y plantaba su firma; "¡Visca Madrid!", le puso a un transeúnte que aseguró residir en Cataluña; "Por un Madrid para todos", dejó escrito en otra... El paseo se prolongó más de una hora y Sebastián, pareció olvidarse de los malos resultados que vaticinan las encuestas y de las polémicas que le han salpicado estos días sobre sus trabajos en el pasado.

Su ya segundo mitin de campaña, después del inaugural de la noche del jueves, se celebró ayer por la tarde en Villaverde, adonde quiere llevar un museo Oceanográfico. Y mañana será otro día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de mayo de 2007