Reportaje:

Inquietud relativa por la deslocalización y la tregua de ETA

Un 50% cree que la fuga de multinacionales no les afecta, pero sí la ruptura del diálogo con ETA

Los empresarios españoles se muestran en este sondeo, confeccionado semanas después del anuncio del cierre de su planta gaditana por la multinacional Delphi y dos meses después de la interrupción del diálogo con ETA tras su ruptura de la tregua con el atentado terrorista de Barajas, relativamente inquietos por el fenómeno de la deslocalización y por el paso atrás en las expectativas de paz en el País Vasco.

El riesgo de deslocalización de multinacionales en España es elevado para un 55,6% de los panelistas, muy elevado para el 18% y de un grado medio para otro 24%. No ha habido una sola respuesta que califique de bajo el riesgo.

Sin embargo, y a renglón seguido, respondiendo a una segunda pregunta sobre cómo afecta a su sector la deslocalización, un 53,4% de los encuestados se muestra indiferente, un 40,5% afirma que tiene una influencia negativa, y tan sólo el 6,1% ve como positiva la fuga de multinacionales. Cuando esta pregunta se ciñe a su propio negocio, los resultados no difieren mucho: un 58,0% cree que no le afecta, un 36,7% cree que tendrá una influencia negativa sobre su compañía, y una minoría, el 5,3%, cree que le beneficiará.

El 61% de las empresas dice que los recortes fiscales en sucesiones y patrimonio anunciados en varias autonomías les afectan de manera positiva
Un 58% de los encuestados cree que la fuga de las multinacionales no afecta a su empresa e incluso un 6,1% califica de positiva su salida

Respecto a si afecta o no a la economía española en general y a las empresas en particular la ruptura de las conversaciones con ETA, el 47,9% responde que sí afecta negativamente, frente al 45,3% que contesta que no. Tan sólo el 6,8% afirma tener una influencia positiva.

Por último, el 60,8% de las empresas encuestadas afirma que los recortes fiscales en sucesiones y patrimonio anunciados en varias autonomías les afectan de manera positiva, frente al 5,9% que dice que lo hace de forma negativa. El 33,3% no sabe/no contesta.

Mejora nota el Gobierno y no se esperan cambios respecto al euro y el crudo

Se atempera un poco el elevado optimismo de los encuestados al hacer previsiones sobre la evolución de la economía española en el segundo trimestre. No obstante, un 87,4% de los consultados cree que la situación permanecerá igual o mejorará mucho y sólo un 12,6% opina que empeorará.

El indicador mejor valorado por los panelistas ha sido el de ingresos por turismo. El consumo eléctrico se mantiene en segundo lugar y la tasa de empleo desbanca de la tercera posición a la licitación de obra pública.

Entre los indicadores peor valorados destacan morosidad en el crédito bancario y los tipos de interés interbancario.

La evolución de los tipos de interés se consolida como la variable de mayor impacto en la economía española, sustituyendo así al precio del crudo que figuraba como tal en las últimas ediciones del Barómetro.

La productividad, que en la consulta anterior se consideró la variable con influencia más positiva en el rendimiento de la empresa en 2006, ha sido sustituida ahora en tan benéfico papel por la demanda interna.

La percepción de la política económica del Gobierno ha mejorado. Un 30,6% de los encuestados la considera buena o muy buena, aunque la mayoría, un 46,8%, opta por la indiferencia y un 19% opina que es mala.

Mejora la valoración del Ejecutivo por parte del empresariado en aspectos como fiscalidad e inflación y se mantiene en temas sociales (pensiones, sanidad, cotizaciones...). Entre los aspectos peor valorados en la gestión del Ejecutivo figuran la liberalización del mercado laboral y las negociaciones con la UE.

La mayor parte de los panelistas apuesta, por otra parte, por un mantenimiento de la cotización del euro respecto al dólar, aunque un 31,6% espera apreciaciones y un 12,3% depreciaciones. Los encuestados también opinan mayoritariamente, un 64,5% del total, que el Banco Central Europeo debería mantener los tipos de interés actuales.

También son mayoría, un 54,5%, los que opinan que el precio del crudo se mantendrá entre 61 y 65 dólares el barril, pero ha aumentado el porcentaje de quienes creen que se encarecerá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de mayo de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50