Entrevista:RAHAMI BASTOKLU | Líder del partido socialdemócrata laico CHP en Konya | Crisis política en Turquía

"Los estudiantes universitarios son nuestra única esperanza de modernidad"

Un relieve de Mustafá Kemal, Atatürk, fundador de la Turquía moderna, emerge de la pared en el despacho de Rahami Bastoklu, el presidente del Partido Republicano del Pueblo (CHP) en Konya. Sombrío, admite que va a ser muy difícil competir con los islamistas en el poder del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) en los comicios anticipados del 22 del julio. "En las últimas elecciones lograron 14 de los 16 escaños de la provincia; los dos restantes fueron nuestros", explica el socialdemócrata Bastoklu, de 53 años, antes de entrar en campaña: "Pero no han hecho nada por los intereses de Konya".

"Miles de personas nos desplazamos a Ankara el mes pasado para manifestarnos en defensa del Estado laico; esto no es un coto cerrado del AKP", asegura el principal líder laico de la capital del islamismo turco. "Konya es muy conservadora, y el Ayuntamiento siempre ha estado en manos de la derecha religiosa. Es cierto que aquí no se ha impuesto la sharia, pero la presión de los islamistas es cada vez más fuerte". Bastoklu asegura que apenas se puede beber alcohol en la ciudad fuera de los hoteles y restaurantes para los turistas. "No dicen nada, no prohíben nada, pero cada vez se ven más mujeres con el velo. El AKP obtiene su fuerza de las más de ochenta sectas y cofradías islámicas que controla en Konya", argumenta el dirigente socialdemócrata.

Más información

"Decenas de miles de personas viven aquí en chabolas. A pesar del desarrollo económico de la región, los empresarios, que en su mayoría apoyan con donaciones a los islamistas, siguen pagando sueldos muy bajos a sus empleados. Mientras tanto, el AKP reparte alimentos a las familias pobres para que puedan subsistir. En lugar de avanzar hacia un Estado social, están aprovechando los fuertes lazos establecidos desde hace siglos por las sectas para instaurar un sistema paternalista", critica Bastoklu.

"Pero los 80.000 estudiantes de la Universidad van a cambiar Konya", destaca el líder local del CHP. "Vienen de todas las regiones de Turquía e imponen el mismo estilo de vida de los jóvenes laicos de Estambul, Ankara o Esmirna. Su actitud abierta acabará por influir en el resto de la población. Son nuestra única esperanza de modernidad".

Rahami Bastoklu.
Rahami Bastoklu.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 05 de mayo de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50