Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Día del Trabajo

La crisis de Delphi marca el Primero de Mayo

Los sindicatos reivindican la continuidad de la empresa durante la manifestación del Día del Trabajo

Alrededor de 20.000 personas, según los sindicatos -la mitad, según la Policía Local- participó ayer en la manifestación celebrada en Cádiz con motivo del Primero de Mayo, Día del Trabajo. Los sindicatos andaluces trasladaron sus actos centrales a las calles gaditanas para mostrar su apoyo a los 1.600 empleados de la factoría de Delphi, que el pasado febrero anunció sus intenciones de abandonar la bahía.

Al lema "Por la igualdad, empleo de calidad" se sumaron gritos contra el cierre de la factoría de Puerto Real. Ellos, sus familias y muchos empleados eventuales y las plantillas de las contratas que trabajan para la multinacional de automoción protagonizaron la marcha, en la que los pañuelos amarillos -símbolo elegido por los trabajadores de Delphi- superaron a las pancartas y banderas de sindicatos.

El secretario de CCOO-Andalucía, Francisco Carbonero, y el secretario de organización andaluz de UGT, Francisco Fernández, encabezaron la marcha acompañados por Antonio Pina, el presidente del comité de empresa de Delphi. Pina reiteró su petición a la comisión de trabajo de Junta de Andalucía y Gobierno central para que "ponga ya soluciones sobre la mesa".

"De momento no hemos visto ninguna solución, pero yo tengo fe", afirmó José Antonio Payán, un operario de Delphi de 43 años. Payán mantiene el ánimo tras más de dos meses, sobre todo, gracias al apoyo de la ciudadanía. "Ha venido mucha gente, y sé que hoy no es sólo por Delphi, sino por todos los trabajadores, pero así nos sentimos más arropados".

También Pilar Alias, esposa de un empleado de la factoría, agradeció el respaldo. "Todos los sectores se han volcado, y por eso conservamos la fuerza, aunque todavía no vemos alternativas", explicó. Ella, vestida con la camiseta amarilla de Delphi, asiste a todas las movilizaciones en apoyo a los trabajadores. "Y mis tres hijos también". Ayer, sin embargo, fue sola a la marcha del Día del Trabajo porque sus hijos tenían que estudiar para los exámenes.

A la manifestación también se sumaron personas como Leonardo Torres, de 58 años. Él no está afectado directamente por la situación de la multinacional. "Trabajé en Delphi, he dejado allí 25 años, media alma". Pero Torres, quien analiza la situación desde la distancia, no es tan optimista como sus ex compañeros de trabajo: "Le veo mal futuro. La clase política no va a estar a la altura".

Precisamente a los políticos se dirigieron en sus discursos los representantes sindicales. Francisco Carbonero exigió a las administraciones "contundencia" al hacer cumplir con la legalidad a la compañía: "La empresa es la culpable, ha sido una irresponsable social. Son gente sin sentimiento, les importa poco cuál es nuestra economía, en que situación nos dejan, sólo les importa el beneficio".

Los líderes regionales de CCOO y UGT mostraron también su apoyo a los 400 trabajadores de la empresa Vitelcom, situada en Málaga. Allí, unas 8.000 personas, según la organización, se movilizaron por la crisis que atraviesa la compañía. En Córdoba fueron alrededor de 3.000 los participantes en la manifestación sindical, que denunciaron el alto índice de siniestralidad laboral (78%) entre los empleados con contratos de menos de tres años. En Granada, donde por primera vez el 1º de mayo se celebra sin que se hayan registrado víctimas mortales en el trabajo en lo que va de año, 2.000 personas participaron en la marcha. Alrededor de la mitad lo hicieron en Sevilla, donde los manifestantes denunciaron la falta de libertad sindical en algunos colectivos, como el de guardias civiles.

En Huelva, los participantes -1.500 según los sindicatos, y 300, según la Policía Local- mientras en la manifestación de Jaén 300 personas señalaron la alta tasa de paro femenino, que en esta provincia dobla a la masculina. En Almería, 400 personas exigieron medidas contra la precariedad laboral, que afecta al 90% de los trabajadores de la provincia.

- El Sindicato de Obreros del Campo (SOC)

celebró la jornada con un acto simbólico ante las instalaciones de la fábrica que Monsanto Agricultura España tiene en Los Palacios y Villafranca (Sevilla), lugar en el que unas 700 personas reclamaron "una Andalucía libre de transgénicos".

- El sindicato de Periodistas de Andalucía (SPA)

exigió a los partidos políticos que se comprometan a acabar con la precariedad laboral en los municipios y autonomías donde ganen las elecciones del 27 de mayo. El SPA recordó en una nota que el próximo 3 de mayo se celebra el Día Internacional de la Libertad de Prensa, una reivindicación estrechamente vinculada al 1º de Mayo "ya que la defensa del derecho a la información de la ciudadanía no es posible sin unas condiciones laborales dignas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de mayo de 2007