Crisis en la CNMV

El PP pide a Conthe que no dimita e insiste en que se cree una comisión de investigación

Todos los grupos menos el PSOE destacan la pérdida de credibilidad del organismo regulador

Al final, pocas nueces. La marejada política que se preveía en la comparecencia de Manuel Conthe en el Congreso se quedó en un cruce de acusaciones entre PP y PSOE a raíz de la puja por Endesa. Y en la conclusión de que la credibilidad e independencia de la Comisión Nacional del Mercado de Valores está en horas bajas, extremo en el que coincidieron todos los partidos excepto el PSOE. El PP solicitó la apertura de una comisión de investigación, pero no obtuvo ningún respaldo. Su portavoz de Economía, Miguel Arias Cañete, reprochó a Conthe que "abandone el barco" y le pidió que se replantee su dimisión.

Más información

La Comisión de Economía se ventiló el caso Conthe en poco más de tres horas trufadas de acusaciones políticas por la larga puja de Endesa, que dura ya más de un año y medio. Tras la larga alocución del presidente de la CNMV, Miguel Arias Cañete abrió el fuego con la petición de apertura de una comisión de investigación, que también solicitó el presidente del PP, Mariano Rajoy. Además, presentó una batería de preguntas para arrojar algo más de luz en el episodio que desembocó en la dimisión de Conthe: la decisión del consejo del supervisor bursátil de no abrir un expediente sancionador a Acciona y Enel por la presentación de su oferta por Endesa, y las presiones que, a su juicio, recibió la CNMV para decantarse por esa solución, que precipitó la retirada de la oferta de E.ON.

Arias Cañete puso en duda "la independencia de la CNMV" ante las acusaciones de Conthe de presiones por parte de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno. "La actuación del Gobierno en lo relativo a la puja por Endesa raya el esperpento. Ha saltado por los aires la credibilidad de las autoridades reguladoras", dijo. Acto seguido, le reprochó a Conthe "que abandone el barco en pleno hundimiento", y le reclamó que se replantee su dimisión.

"Usted dimite y obtiene así su minuto de gloria, pero piense si quedándose hubiera podido prestar mejor servicio a la CNMV", le espetó. Aunque los ataques más furibundos fueron para Carlos Arenillas, vicepresidente de la CNMV. Arias Cañete acusó a Arenillas de ser "altavoz del Gobierno" e incluso se explayó con "sus negocios", en referencia a las posibles incompatibilidades del vicepresidente por su relación con Intermoney, una sociedad de valores de la que era accionista y en la que coincidió con Miguel Sebastián, candidato socialista a la alcaldía de Madrid.

En ese punto, el propio Conthe defendió la actuación de Arenillas. Sin embargo, criticó los "estrechos y notorios vínculos [de Arenillas] con los dos últimos jefes de la Oficina Económica de Zapatero".

A pesar del tono conciliador con el que se refirió a Conthe, el portavoz de Economía del PP le acusó de "incumplir las funciones del supervisor, que se basan en velar por los intereses de los inversores". Le reprochó su "triunfalismo" y su "soberbia". Y finalmente puso de manifiesto algunas contradicciones: "Después de decir que todo funciona estupendamente en la CNMV, no ha hecho sino lanzar críticas sobre la independencia de su organismo y algunos de sus responsables", una crítica en la que coincidieron varios portavoces parlamentarios.

Sin pruebas

El PSOE, por su parte, arremetió contra el PP "y el tótum revolú-tum que quiere provocar" en el asunto de la oferta pública de adquisición (OPA) sobre Endesa, "en el que aún no hay probada ni una sola irregularidad", subrayó. El formato elegido para la Comisión de Economía impidió ahondar en el debate parlamentario, puesto que sólo hubo tiempo para una intervención de cada uno de los grupos, al margen de las dos de Conthe: la inicial y la que le permitió contestar a las preguntas de los parlamentarios. Amén del enfrentamiento con el PP, el portavoz del PSOE, Ricard Torres, destacó su "discrepancia profunda" con el procedimiento elegido por Conthe para presentar su dimisión.

La mayoría de los grupos políticos incidió en la pérdida de credibilidad de la CNMV, pese a que su presidente resaltó, tanto en la comparecencia parlamentaria como en la rueda de prensa posterior, la "buena salud" de la institución. Tanto CiU como ERC y el PNV aseguraron que las palabras de Conthe suponen "un varapalo" a la credibilidad de la CNMV.

En la misma línea se manifestó Gaspar Llamazares, de Izquierda Unida. "Tanto el Gobierno como el PP han ejercido en este asunto un gran cinismo político y han actuado en la OPA de Endesa guiados únicamente por intereses partidistas", remachó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de abril de 2007.

Lo más visto en...

Top 50