Entrevista:MAIXABEL LASA | Directora de Víctimas del Gobierno vasco | La situación en el País Vasco

"Es un cierto fracaso que el homenaje de hoy no sea unitario"

La directora de Atención a las Víctimas del Terrorismo del Gobierno vasco, Maixabel Lasa (Legorreta, Guipúzcoa, 1951), ha peleado cuatro largos años para lograr que Euskadi celebre hoy su gran "acto de contrición" para con los asesinados por ETA. Lasa, viuda ella misma del ex gobernador civil de Guipúzcoa Juan María Jáuregui, socialista, asesinado por la banda en julio de 2000, verá al lehendakari, Juan José Ibarretxe, pedir perdón a todas las víctimas en nombre de las instituciones vascas, en un homenaje institucional en Bilbao. El acto ha sido apoyado por todos los partidos, salvo el PP y EHAK. Tampoco acudirán algunas asociaciones de víctimas, como la AVT o Covite.

Pregunta. ¿Qué espera de la jornada de hoy?

"Con otra actitud de los gobernantes ante ETA, la sociedad vasca habría respondido"

Respuesta. Que se salde la deuda moral histórica contraída por las instituciones y la sociedad vasca con las víctimas del terrorismo. Para muchos que sí las han acompañado desde hace muchos años, es un momento más, pero espero que histórico.

P. ¿Por qué ha costado tanto, incluso si se cuentan sólo los cuatro años desde que lo ordenó el Parlamento de Vitoria?

R. Ha costado, pero lo importante es que se haga. Es mejor mirar al futuro que hacia atrás.

P. ¿Supone un cierto fracaso no haber conseguido que el homenaje sea unitario?

R. Efectivamente. No hemos sido capaces de que estemos todos, pero la invitación no era tanto a organizaciones como personal. Aún así, todo el respeto a quienes no van a estar.

P. ¿Sin el lehendakari en el acto habría sido más fácil que acudiesen el PP o algunas asociaciones de víctimas?

R. Seguramente. Muchas de las negativas han alegado que él no tiene credibilidad, pero, nos guste o no nos guste, es el lehendakari de todos. Habrá que seguir trabajando, porque ya no se entendería otro acto con la ausencia de nadie.

P. Usted tiene interlocución directa con Ibarretxe. ¿Cree que él ha hecho ese acto de contrición?

R. En lo que yo le he visto, creo que quiere estar cerca de las víctimas. Quizá a veces no acierte, pero creo que lo intenta.

P. ¿Por qué sigue tan cuestionado Ibarretxe en este asunto?

R. Puede ser que algunos errores se hayan convertido en emblemas, pero creo que esto es ya hablar de política y este acto es otra cosa: está precisamente para pedir perdón por no haber estado a la altura de las circunstancias.

P. ¿En su caso personal, cree que lo estuvo?

R. Sí. Me llamó y vino a casa, pero también conozco a quien le prometió estar y no lo hizo. Esas cosas se guardan.

P. Dicen ustedes que la deuda es de toda la sociedad. ¿Si esa sociedad hubiera estado adecuadamente liderada se habría comportado de la misma manera?

R. Si los gobernantes hubieran tenido otra actitud ante los asesinatos de ETA, seguramente la sociedad habría respondido de otra manera. Las instituciones tardaron mucho en estar con las víctimas.

P. Fallaron los políticos.

R. También la sociedad, aunque no hay que olvidar que muchísima gente ha estado desde hace mucho en manifestaciones por la vida y contra ETA. No quiero ofender a quienes sí han estado, también políticos, pero el mea culpa nos corresponde a todos, incluida yo.

P. ¿Cuál fue su propia experiencia de militante comunista hace treinta años?

R. Como militante del PCE yo he estado en la calle contra ETA en aquellos años, más solos que la una, pero todo quedaba ahí, en la protesta. Después no estábamos con la familia ni nos ofrecíamos a ayudar.

P. Uno de los reproches que le hacen a usted es que está "maquillando" las carencias del nacionalismo. ¿Se ha sentido así a veces en su cargo?

R. Siempre digo lo del tonto útil. No me importa que me digan que soy tonto si resulto útil.

P. ¿Qué viene después de hoy?

R. Seguir trabajando, ahora con unos matices diferentes en el discurso político, en la educación, en los medios de comunicación públicos o con los homenajes locales que se están haciendo.

P. ¿No están siendo un poco tristes esos actos, en términos de participación social?

R. Todo es mejorable, pero se están haciendo. El siguiente paso es que los vecinos asistan más.

P. El PSE ha apoyado el acto advirtiendo de que espera después un discurso deslegitimador del de ETA, con acciones concretas en el campo educativo o en los medios públicos vascos.

R. Así va a ser. Esto es un paso en el camino. Le damos importancia porque es al más alto nivel y porque ¡ya era hora! Pero aquí no termina nada. Tenemos encima de la mesa la Ley de Solidaridad, el plan de educación para la paz, la guía didáctica, la presencia de las víctimas en los centros escolares, el tratamiento en la televisión vasca...

P. Precisamente en esos asuntos hay diferencias dentro del tripartito.

R. Ahora no toca hablar de eso. Estamos trabajando en ello.

P. ¿Dichas diferencias, no pueden afectar precisamente a esas acciones a las que el PSE vinculó su asistencia hoy?

R. Intentaremos solventarlas, y nosotros vamos a jugar fuerte, pero prefiero no hablar más de eso ahora.

Maixabel Lasa.
Maixabel Lasa.PRADIP J. PHANSE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS