El Levante proyecta su nuevo estadio en la dársena del puerto de Valencia

El club se reúne con Jordi Sevilla para pedirle una permuta gratuita del terreno

El Levante UD está dispuesto a devolver a sus aficionados a sus orígenes, junto a los poblados marítimos de Valencia. El dueño del club, Pedro Villarroel, expuso ayer al ministro de Administraciones Públicas, Jordi Sevilla, un proyecto de un nuevo estadio de 40.000 espectadores, rodeado de agua, junto a la nueva dársena de la Copa del América. El Estado, propietario del suelo, no rechaza de entrada la idea y emplaza al club a desarrollar el plan para después de la Copa del América, "cuando se constituya la nueva sociedad estatal" que gestionará el puerto de Valencia.

Rodeado de mar por tres de sus cuatro lados, con un aparcamiento subterráneo para 3.000 coches y junto a la base del Desafío español. Así es el estadio soñado por el Levante, un proyecto guiado por Alejandro Escribano, el mismo arquitecto que ha proyectado la operación urbanística del nuevo Mestalla. Los terrenos están ocupados actualmente por el grupo naval Boluda, que está dispuesto a trasladar sus astilleros al puerto de Sagunto. El club pretende una permuta de los terrenos, propiedad del Estado, para edificar su nuevo campo sin coste alguno.

La operación cuenta con el beneplácito del Ayuntamiento de Valencia. "Les daremos todo el apoyo, como ya hicimos con el Valencia CF", afirmó ayer el concejal Alfonso Grau. Las cuentas de Villarroel pasan por la venta de su antiguo estadio en Orriols por un valor de 165 millones de euros, que depende de la recalificación de las instalaciones actuales. Algo que ya ha conseguido el propietario del Valencia CF, Juan Bautista Soler, con Mestalla.

A pesar de que los abonados del club apenas llegan a los 15.000, y la media de asientos vacíos durante está temporada ronda los 10.000, sobre un aforo de 25.300 espectadores, el nuevo estadio tendría una capacidad para 40.000 personas. El Levante ha previsto que la explotación comercial del estadio sea encargada a la empresa multinacional Arena que ya gestiona otros recintos. La viabilidad de la semiacuática instalación está pendiente del desarrollo de los proyectos que ganaron el concurso para la construcción de la nueva marina del puerto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 18 de abril de 2007.

En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Lo más visto en...

Top 50