Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Eurocámara apoya una fuerte rebaja de las llamadas de móvil en el extranjero

Las llamadas que los europeos hacen o reciben con sus móviles desde el extranjero costarán un mínimo de un 70% menos si, como sostiene la Comisión Europea, sigue adelante el proceso legislativo que pretende y que ayer recibió un fuerte empujón.

La comisión de industria del Parlamento Europeo aprobó un texto que fija unas tarifas mínimas para las llamadas desde y a los móviles, que serán aplicables a todos los consumidores una vez se apruebe la norma de forma definitiva, previsiblemente dentro de un par de meses.

El pleno de la Eurocámara y el consejo europeo que reúne a los ministros del sector de los Veintisiete deben aún dar el visto bueno a un texto cuyos mayores detractores han sido los británicos. La Comisión Europea confió ayer, sin embargo, en que estos trámites no supondrán un obstáculo para que este verano los europeos empiecen a ver reflejado el impacto de la norma en sus facturas de teléfono.

Las compañías telefónicas no podrán cobrar más de 40 céntimos por minuto, según el reglamento que contó ayer con un amplio respaldo (45 votos a favor, tres en contra y una abstención) en la comisión de industria de la Eurocámara. Para las llamadas entrantes, es decir, cuando por ejemplo un español reciba una llamada mientras está en cualquier otro país de la Unión Europea, el coste máximo será de 15 céntimos por minuto. El precio por minuto para las compañías telefónicas mayoristas no podrá exceder los 23 céntimos en concepto de alquiler de sus redes.

Ahorro considerable

Estas nuevas tarifas supondrían un ahorro considerable para los consumidores europeos, que hasta ahora pagan de media 1,15 euros por minuto en las llamadas en itinerancia. En algunos casos, las tarifas se alejan mucho de esta media. Por ejemplo, en septiembre del año pasado, los británicos que utilizaron su móvil desde España, pagaron 5,92 euros por una llamada de cuatro minutos; la llamada también de cuatro minutos de un austriaco desde Malta le costó 9,51 euros y la de un chipriota desde Bélgica 12 euros.

Según el texto aprobado ayer en la Eurocámara, los consumidores que lo deseen podrán además pactar con su compañía de teléfonos otros precios, pero siempre que no excedan los máximos autorizados.

La comisaria europea Viviane Reding, que lleva un año batallando contra unas tarifas que considera abusivas y desproporcionadas, se mostró ayer muy satisfecha con el resultado de la votación en la Eurocámara -"ayer descorchó una botella de champán", aseguró su portavoz-. Igualmente satisfecho se mostró el ponente de la comisión europarlamentaria, el popular Paul Rübig, que contó el caso de un reportero, a cuyo periódico le costó 9.000 euros en llamadas en itinerancia la cobertura del Tour.

El resultado de ayer no fue sin embargo del agrado de la asociación que reúne a los operadores de teléfonos móviles, GSMA, que consideró que la imposición de estas tarifas mínimas podría dañar la competencia de un sector en expansión y desincentivar la inversión de los empresarios.

LAS FUTURAS TARIFAS

Precio máximo de llamadas realizadas por un ciudadano de la UE desde el extranjero al país de origen: 40 céntimos de euro por minuto

Precio máximo de llamadas recibidas por el mismo ciudadano en el extranjero: 15 céntimos de euro por minuto

Precio máximo entre operadoras por alquilar sus redes: 23 céntimos de euro por minuto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de abril de 2007

Más información