Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI espera que la economía mundial crezca el 4,9% pese al frenazo en EE UU

La previsión para España mejora, aunque con problemas de competitividad y productividad

El Fondo Monetario Internacional (FMI) espera que la economía mundial siga creciendo con vigor durante 2007 y 2008 a pesar de que la primera potencia del planeta, Estados Unidos, esté sufriendo una desaceleración mayor de la esperada. La expansión global será del 4,9%, cinco décimas porcentuales menos que en 2006, y la estadounidense se rebaja al 2,2%, lejos del 3,3% del pasado año. A España le pide, una vez más, que adopte políticas para potenciar la productividad y la competitividad, y poder aprovechar así un crecimiento que se elevará al 3,6% en 2007.

El FMI señala, en sus previsiones de primavera, que la economía mundial va "bien encaminada" hacia un crecimiento "sólido y continuo" a corto plazo. De esta manera, predice una expansión en línea con sus previsiones de septiembre, aunque es sustancialmente baja respecto al 5,4% de 2006. Respecto a la inflación, dice que los riesgos en este momento son "más ligeros", aunque evita lanzar las campanas al vuelo. Los problemas, precisa, están más en el sector financiero, donde han crecido los riesgos.

"Aunque parezca sorprendente, los riesgos para las perspectivas parecen menos peligrosos que hace seis meses", dijo ayer Simon Johnson, consejero económico jefe del FMI. Sin embargo, precisó que estos riesgos "siguen inclinándose hacia el lado negativo" y advierte de que se ha "recrudecido la inquietud en torno al sector financiero". El informe considera que esta conjunción de un crecimiento sólido y una moderación de la inflación permite que los "mercados conserven el dinamismo".

El FMI destacó el hecho de que la economía mundial esté registrando su ciclo más prolongado de expansión desde finales de los años sesenta y comienzos de los setenta. Johnson precisó que en esta fase es incluso "más equilibrado" que en el pasado, porque prácticamente todas las regiones "comparten este incremento de la prosperidad". Es más, cree posible que el crecimiento pueda sostenerse en el entorno del 5% durante los próximos años.

Hay un pero en esta imagen de la economía global. El organismo reconoce ahora que la desaceleración en EE UU está siendo "más fuerte de lo previsto", debido al enfriamiento del sector de la vivienda y los problemas en la industria hipotecaria. Por este motivo, el FMI rebajó su previsión de crecimiento en EE UU hasta el 2,2% para 2007, siete décimas menos de lo anticipado hace seis meses. Sin embargo, confía en que conforme pase el año vaya recuperando el ritmo y alcance el 2,8% en 2008.

Este frenazo en la expansión de EE UU tendrá, según el Fondo, un efecto "limitado" en el conjunto de la economía mundial. "Aunque estornude, éste será pequeño y no se extenderá", precisó Simon Johnson. A Europa, de hecho, la ve en un ciclo de solidez. "Se vive un momento saludable que no se veía en mucho tiempo", precisó. La proyección para este año y el próximo es del 2,3%, lo que supone una ligera moderación respecto al 2,6% de 2006. "Hay una buena dinámica interna que apoya el crecimiento", remachó.

Respecto a España, su proyección de crecimiento para este año es del 3,6%, una décima más de lo previsto hace un mes, y sin embargo la rebaja al 3,4% para 2008, frente al 3,9% registrado en 2006. El FMI vuelve a poner énfasis en el elevado déficit por cuenta corriente, equivalente al 9% del PIB, y volvió a pedir que se adopten políticas encaminadas a mejorar la productividad y la competitividad.

Política monetaria

El Fondo se siente cómodo con la política monetaria que se está siguiendo tanto en EE UU como en la zona euro, aunque precisa que en ambos casos los movimientos futuros dependerán de la evolución de los datos macroeconómicos.

Para Japón, prevé un crecimiento del 2,3% en 2007 y del 1,9% en 2008. Y entre los países emergentes, China e India siguen liderando el grupo. El FMI proyecta una expansión del PIB chino del 10% este año y del 9,5% el próximo, mientras que para el indio se moderará al 8,5% en 2007 y al 7,8% en 2008. Rusia, por su parte, crecerá un 6,4% y un 5,9% en los próximos dos años.

Entre los factores de incertidumbre, además de la desaceleración estadounidense, el FMI cita el precio de petróleo y las políticas comerciales proteccionistas. Y de nuevo, el organismo pide a los países que no sean complacientes y adopten políticas para afrontar los retos futuros, como el envejecimiento de la población. Por eso, reitera que se sea más ambicioso y se aceleren las reformas estructurales, un llamamiento que dirige especialmente a Europa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de abril de 2007