El debate sobre el urbanismo

Una ex edil del PP acusa al partido de plegarse al interés de los promotores

La que hasta el pasado martes fue número dos del gobierno local del PP en L'Alfàs del Pi, Isabel Davó, criticó ayer duramente la política urbanística de los populares en este municipio de La Marina Baixa: "El término municipal crece anárquicamente según el deseo de los constructores, con zonas aisladas dispersas y sin planificación. No me parece bien que cualquier constructor venga aquí y nos diga lo que tenemos que hacer". Davó dimitió como primer teniente de alcalde, portavoz municipal y edil de Playas y Responsabilidad Patrimonial, a la vez que se dio de baja del PP.

En el fondo de sus motivos se encuentra la gestión económica -el alcalde le retiró hace casi dos años la concejalía de Hacienda- y la urbanística. Hace pocos meses votó en contra de la aprobación de dos plantes de actuación integrada que sumaban 2.200 viviendas, y que al final contaron con el apoyo de su partido y del PSPV. De hecho, la dirección comarcal de los socialistas anunció la apertura de un expediente contra sus concejales. "En la legislatura anterior ya se aprobaron PAI para desbloquear terrenos que garantizaran el desarrollo del sector de la construcción. El gran objetivo para esta legislatura era elaborar el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). Costó mucho, pero conseguimos ponerlo en marcha y a partir de ese momento entiendo que no es necesario aprobar más PAI", denunció.

La ex edil, cuyo hermano fue alcalde en la anterior legislatura, considera que los proyectos urbanísticos se han presentado "sin ton ni son", en paralelo a la tramitación del PGOU. El alcalde suspendió el documento urbanístico en septiembre al trascender filtraciones y la compra de terrenos que se iban a reclasificar.

Davó confirmó que varias formaciones políticas se han dirigido a ella para ofrecerle sus siglas, pero todavía no ha tomado una decisión. Davó apuntó que "hubiera podido presentar batalla al PP desde los primeros días, pero he estado luchando muchos años por el partido. Las siglas y los militantes son una cosa; y otra, la ejecutiva y la cúpula. Y no quiero dañarlos".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS