Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Paseo por la historia de la cerámica ibérica

Una muestra con los mejores artistas gallegos y portugueses del siglo XX se inaugura hoy en Pontevedra

Una veintena de artistas de España y Portugal que trabajan con la cerámica como principal medio de expresión son los protagonistas de la exposíción Escultura Cerámica Ibérica Contemporánea que se inaugura hoy en el Pazo de Cultura de Pontevedra. La muestra, organizada por la Consellería de Cultura e Deporte, supone un intento por dar a conocer el trabajo de distintas generaciones de artistas de ambos países cuya obra no es demasiado conocida por el gran público debido a que el modelaje con barro ha estado históricamente considerada como una disciplina menor dentro del arte contemporáneo, pese a que grandes figuras del siglo XX la han practicado.

El comisario de la muestra, Antonio Garrido, considera que en la actualidad la cerámica ya está plenamente integrada como disciplina artística y existe una clara separación entre la producción de objetos de cerámica en serie y el arte. "Ya no establecen diferencias entre las distintas disciplinas artísticas por el material empleado y esto se debe en gran parte a que muchos artistas mezclan continuamente los materiales, aunque en esta exposición están los creadores portugueses y españoles más destacados que en las últimas décadas han utilizado la cerámica de manera primordial en su obra", señala Garrido.

La exposición que se abre hoy en Pontevedra podría viajar en los próximos meses a otros puntos de España y Portugal ya que hay negociaciones en marcha en este sentido.

El recorrido por la exposición comienza con una selección de la generación de pioneros que abrieron el camino de un campo casi desconocido entre las décadas de los 50 y los 60 del siglo pasado. Artistas como Rosa Amorós, Arcadi Blasco, María Bofill, Elena Colmeiro o de Xabier Toubes lograron, a través de la docencia, la difusión y la creación, que en el sector germinase la semilla necesaria para incentivar a posteriores generaciones de artistas. Pese a que la mayoría de estos creadores iniciaron su carrera varias décadas atras han demostrado su capacidad de adaptarse y de reinventar nuevas fórmulas de expresión dentro de la cerámica. Es el caso de la artista catalana Rosa Amorós, figura imprescindible en la cerámica escultórica en España, quien en los últimos años apuesta por piezas radicales, transgresoras y con un fuerte carácter expresionista, no sólo en su realización sino también en los materiales. En su obra Gea, que forma parte de la muestra, emplea elementos como cemento, poliéster , hierro y fibra de vidrio para construir una pieza con un enfoque conceptual que evoca la presencia telúrica de la naturaleza.

Aunque el interés por innovar está muy presente en la mayoría de los artistas presentes en la muestra, hay un segundo grupo integrado por aquellos que consiguen que la cerámica se incorpore a los circuítos artísticos desde la década de los 80 hasta la actualidad. A este grupo pertenecen artistas gallegos (Caxigueiro, Xela Areas, Miguel Vázquez, Emilia Guimeráns), de otros puntos de España (Antonio González, Agustín Ruíz de Almodóvar, Rafa Pérez, Benjamín Menéndez) y de Portugal (Heitor Figueirido, Sergio Vicente, Virginia Frois).

Entre las piezas que pueden verse dentro de este grupo las hay de artistas que se caracterizan por realizar obras con un fuerte contenido de denuncia, como el mindoniense Caxigueiro que en El rapto del paisaje recurre a la colocación de bloques de cemento a distintas alturas para denunciar el caos urbanístico que ha proliferado por multitud de localidades costeras de Galicia.

Desde una perspectiva radicalmente distinta, la artista de origen japonés, aunque asentada en Córdoba, Hisae Yanase realiza esculturas inspiradas en las formas de utensilios tradicionales de su país. La instalación que presenta en Pontevedra se compone de diez piezas y nos acerca a un mundo oriental formado por paisajes nevados y jardines zen llenos de flores. Cada una de las piezas es una alusión a su pasado. En su obra se mezcla la sensibilidad y la factura técnica de la tradición japonesa con la influencia de la estética árabe-andalusí que toma de su tierra de acogida.

La selección de artistas responde tanto a criterios de calidad como a la necesidad de presentar los diferentes focos geográficos de la Península Ibérica en los que la cerámica ha tenido una presencia importante como material escultórico. Por eso hay representantes de diversas comunidades autónomas como Galicia, Andalucía, Asturias, Valencia, La Rioja, Cataluña o el País Vasco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de abril de 2007