Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Rouco o San Carlos Borromeo?

Las parroquias de Vallecas están divididas sobre el cierre del templo de Entrevías

El próximo domingo, la parroquia de San Carlos Borromeo (en Entrevías, distrito de Puente de Vallecas) celebrará la misa del Domingo de Resurrección dentro de la legalidad eclesiástica. Hasta que el arzobispo de Madrid, el cardenal Antonio Rouco, no estampe su firma sobre el decreto de cierre éste no será efectivo. Está previsto que el arzobispado culmine el proceso una vez pasada la Semana Santa.

Mientras, los párrocos de las iglesias cercanas están divididos en sus apoyos hacia la jerarquía eclesiástica o hacia el templo rebelde. San Carlos Borromeo pertenece a un arciprestazgo -demarcación territorial formada por varios templos- junto a otras cuatro parroquias de Puente de Vallecas. Y entre éstas (Santa María del Pozo, Santa Eulalia, San Francisco de Paula y San Raimundo), no hay unanimidad.

"Primero la obligación y luego la devoción". Miguel Castilleja, sacerdote de la parroquia de San Francisco de Paula, lo expresa con claridad. "Si el obispo nombra un sacerdote para unas funciones determinadas debe cumplirlas o renunciar", sentencia este cura con 40 años de experiencia en la zona y que apenas tiene, ni ha tenido en el pasado, con los ahora llamados los tres curas rebeldes.

Con el cierre, el arzobispado ha decidido que sus feligreses pasen a depender "canónicamente" de los templos de San Francisco de Paula y Santa Eulalia de Mérida.

Pablo del Prado, párroco de esta última, destaca el "aprecio personal" que siente por los tres sacerdotes, que "hacen su actividad social de maravilla". El problema, añade prudente, es que "entienden el tema litúrgico en un sentido distinto del arzobispado".

Daniel Sánchez, párroco de Santa María del Pozo, apoya sin fisuras la labor de los curas rebeldes. "Desde que yo estoy en la parroquia, ellos han participado en todas las reuniones mensuales que hemos tenido en el arciprestazgo y en las que estamos trabajando en un estudio de campo sobre los problemas que afectan a Entrevías", explicó Sánchez. "Hay una colaboración absoluta por su parte, siempre les he visto buena intención", añadió el cura.

El párroco de San Raimundo de Peñafort, la quinta parroquia del distrito, no quiso hacer declaraciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de abril de 2007