Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva vida de Britney

La cantante abandona la clínica de desintoxicación y pacta su divorcio

"El que está en el suelo no se cae", afirma un proverbio noruego. La cantante Britney Spears lleva 10 días fuera de la clínica de rehabilitación y las cosas lucen mejor. Es difícil empeorar tras el rapado, los intentos de suicidio y su creencia de que era el anticristo. Salvo por las 15 camionetas de fotógrafos que la siguen a todas partes, la vida de Britney es casi normal, con algún contratiempo.

El pasado 28 de marzo, un ansioso guardaespaldas de Britney sacó una pistola para alejar a un fotógrafo que acosaba a su protegida. Desde su reincorporación al mundo sobrio, Spears causa revuelo a donde va. No importa si es al dentista, al salón de belleza -a teñir su peluca de morena-, a una reunión de alcohólicos anónimos o a cenar, los paparazzi siempre están ahí. La primera victoria de Britney llegó un día después de dejar el centro Promesas de Malibú. Era el 22 de marzo y un tribunal británico prohibió a los diarios de ese país publicar información sobre la recuperación de Spears.

Historias variopintas circularon durante su estancia en el centro por el que pagó 48.000 dólares por 30 días de tratamiento que incluían comidas de gourmet, entrenadores personales, masajes y clases de equitación.

"Ese tipo de centros trivializan lo que hacemos. Lo mejor para la rehabilitación es estar sentado al lado de un chico de Skid Row [grupo de heavy metal] y darse cuenta de que eres tan alcohólico como él. Aprender a ser humilde es parte del proceso de recuperación", declaró John Schwarzlose, director de la clínica Betty Ford, al semanario Newsweek.

La batalla por la custodia de sus dos hijos, Sean Preston y Jayden James, con su ex esposo Kevin Federline y terminar de tramitar su divorcio son dos de los temas que Spears debe resolver en un futuro no muy lejano.

La prensa señala que su perezoso ex marido, que terminó aparentando ser el responsable de esta historia, podría recibir entre uno y 19 millones de dólares (14,21 millones de euros) por su fugaz enlace.

La página web TMZ, en su edición del viernes apuntaba a que la pareja ha alcanzado un acuerdo para compartir la custodia de los hijos en un 50%, y que cuando Britney termine su recuperación volverá a estar con los niños, que serán visitados los fines de semana por el padre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de abril de 2007