Los casos de eutanasia se estabilizan en Holanda a los 5 años de regularse

El número de casos de eutanasia registrados en Holanda se ha estabilizado tras la entrada en vigor, en abril de 2002, de la ley que regula esa práctica, cuyo objetivo principal es aumentar la transparencia y acabar con los tabúes que rodean ese delicado tema. Según datos publicados por la Comisión de Control de la Eutanasia (CCE), en 2003 se notificaron 1.815 casos de eutanasia, en 2004 fueron 1.886 y, un año después, la llamada muerte dulce se aplicó a 1.933 enfermos.

La portavoz de la CCE, Esther Dekkers, ha explicado que de estas cifras se puede deducir que "el número de casos notificados se ha estabilizado". Los expertos destacan también que el número de casos en los que la eutanasia se practicó sin seguir un procedimiento adecuado ha decrecido.

De acuerdo con la legislación, los médicos sólo pueden aplicar esa medida para poner fin a la vida en casos de enfermedades incurables y si el enfermo sufre un dolor insoportable e imposible de paliar. Antes de practicar la eutanasia, los profesionales deben consultar con otro médico independiente y, en todos los casos, el paciente debe expresar su voluntad de que se le practique la eutanasia. La mayor parte de los pacientes a los que se les aplica esta medida son enfermos terminales de cáncer, constatan las cifras de la CCE. En 2005 se practicó la eutanasia a tres enfermos de Alzheimer.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS