Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Concluye el soterramiento de la M-30

El final del túnel

Inaugurado ayer el último tramo soterrado de la vía de circunvalación, pendiente de varias conexiones

Pompa y música clásica bajo tierra. Con las notas de El himno de la alegría, de Beethoven, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, inauguró ayer el último tramo soterrado de la M-30. Con este ramal de 5,9 kilómetros entre el paseo del Marqués de Monistrol y el nudo sur concluye la reforma del trazado inicial de la vía de circunvalación. Desde ahora los coches dejan de circular por las riberas del Manzanares. La obra completa ha costado casi 3.600 millones de euros. Durante 30 meses, los trabajos han cubierto el sur de la ciudad con grúas y maquinaria para enterrar 56 kilómetros de calzada -entre vías principales y conexiones- de la M-30. Hubo retenciones a la entrada del túnel nuevo, pero dentro se circulaba con fluidez.

Había retenciones a la entrada del túnel, pero en su interior se circulaba con fluidez

Más de 100.000 vehículos dejan de circular por la superficie de la M-30 entre el puente del Rey y el nudo sur en sentido carretera de Andalucía. El túnel que faltaba, entre el paseo del Marqués de Monistrol y la confluencia con las carreteras de Toledo y Andalucía ya está culminado. Con él se pone el broche al grueso de las obras de la M-30. Sólo restan algunas conexiones para colgar el cartel de completo de la principal vía de circunvalación de Madrid. El tramo abierto ayer permitirá al río Manzanares olvidarse de los coches que han invadido sus riberas durante más de tres décadas.

La inauguración estuvo marcada por el estilo de Ruiz-Gallardón. El alcalde llegó al subterráneo acompañado por ocho alcaldes de ciudades participantes en la Conferencia Internacional de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), al ritmo de la novena sinfonía de Beethoven y bajo un foco luminoso de "bienvenidos a Madrid".

El nuevo túnel permite estrenar la reforma de la M-30. Pero aún quedan pendientes algunas conexiones, entre ellas el túnel sur del bypass sur -el atajo entre el Calderón y Conde de Casal-, el enlace de Embajadores y el de Sor Ángela de la Cruz con la M-30. El túnel abierto ayer mide 5,9 kilómetros y cuenta con otros 3,9 de vías de accesos y salidas que discurren bajo tierra. Ha costado 552 millones de euros.

La entrada del tramo soterrado comienza en el paseo del Marqués de Monistrol, a la altura del puente del Rey. Un par de kilómetros antes de ese punto, los conductores comienzan a temerse lo peor. Hay retenciones porque la entrada a la calzada bajo tierra sólo tiene dos carriles. Un ancho muro que permitía hasta hoy la circulación por la superficie de la M-30 ocupa los otros dos. El muro será derruido durante la Semana Santa, y entonces el túnel contará con cuatro vías de acceso. A las 15.34 de ayer los coches estaban atascados a la entrada del túnel. En su interior circulaban con fluidez. A esa hora sólo se tardaba 4 minutos y 55 segundos en recorrerlo, lo mismo que cuatro horas más tarde.A lo largo del túnel, de al menos tres carriles, hay accesos a la avenida de Portugal, puente de Segovia y Marqués de Vadillo. Pero aún quedan por abrir otros nueve: Pirámides, bypass sur, Santa María de la Cabeza y glorieta de Cádiz. Por eso, los conductores que quieran ir a Toledo (A-42) tendrán que tomar la M-40, según señalan los paneles luminosos por todo el anillo circulatorio.

Tras los seis kilómetros bajo tierra, los conductores llegan a cielo abierto a la altura del nudo sur. Desde ese punto, los coches circulan por la M-30 al aire libre.

El proyecto de reforma de la M-30, ha supuesto una inversión de 3.600 millones de euros. En el precio están incluidas las conexiones del bypass sur, nudo de O'Donnell, el de Costa Rica, nudo de la Paloma, enlace con la Avenida de América y la conexión con la autovía de Barcelona (A-2), todos ellos abiertos.

Los conductores que circulen desde Conde de Casal (A-3) hacia el puente del Rey tomarán los túneles (abiertos desde el pasado diciembre) en el nudo sur. Y lo abandonarán durante unos 400 metros a la altura del estadio Vicente Calderón. A la altura del puente de Segovia vuelven bajo tierra hasta el puente del Rey, donde salen de nuevo al exterior.

No todos están satisfechos con el soterramiento. Hay vecinos del nudo sur que reclaman al alcalde que garantice que todas las salidas de humo de los nuevos túneles estén equipadas con filtros.

LAS CIFRAS DE UN GRAN PROYECTO

En total se han horadado 56 kilómetros de túneles entre vías principales y conexiones

Ningún vehículo circulará ya en superficie junto al Manzanares

El coste total del proyecto asciende a 3.600 millones de euros

Quedan conexiones pendientes: de Sor Ángela de la Cruz con la M-30. Embajadores con la M-40. Y el túnel sur del bypass sur (atajo de la A-3 a la A-5)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de marzo de 2007

Más información