Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cajasur cierra la etapa del cura Castillejo con la salida de Jordano

El consejo releva al director general, que asesorará al presidente hasta su jubilación

La sombra del cura Miguel Castillejo en Cajasur se difumina. El consejo de administración decidió ayer suprimir del organigrama la figura del director general de los Servicios Institucionales y Jurídicos. Diego Jordano, quien hasta ayer ocupaba este cargo, deja la entidad. Jordano fue uno de los hombres de confianza de Castillejo durante la etapa más dura de enfrentamiento con la Junta. El consejo también también designó ayer a José Antonio Arcenegui nuevo director general en sustitución de José Ruiz Ortiz, quien será asesor de la presidencia hasta que se jubile dentro de tres meses.

Cajasur, año cero podría ser el título del consejo de administración que se celebró ayer, en el que se abordó una amplia renovación de la cúpula directiva. El nuevo presidente, el sacerdote Santiago Gómez Sierra, venía barruntando desde hacía tiempo una remodelación y los consejeros la aprobaron ayer por unanimidad. José Antonio Arcenegui, hasta ahora interventor general, pasa a ser el nuevo director general.

La remodelación incluye la supresión de una figura que pocas entidades de ahorro tenían: la de director general de los Servicios Institucionales y Jurídicos. En los últimos años del sacerdote Miguel Castillejo como presidente de Cajasur, esas dos direcciones generales las ocupaban los que fueron sus hombres de confianza: Francisco Jurado y Diego Jordano.

Desde que en 2005 el obispo de Córdoba, Juan José Asenjo, y el consejero de Economía, José Antonio Griñán, acordaron el regreso de la entidad a la tutela de la Junta, la historia de los miembros del trío formado por Castillejo, Jurado y Jordano ha ido a distintas velocidades.

Castillejo fue el primero en salir en julio de 2005. Era la cabeza visible de los enfrentamientos con la Junta y fue sustituido por Juan Moreno, el sacerdote que se encargó de la transición. A Jurado se le apartó de la dirección general también en el verano de 2005. Se le buscó acomodo en la presidencia de Aconsa, una sociedad participada por Cajasur. Ocupo ese cargo hasta el 31 de enero. Su salida se ha producido después de que la caja le haya abierto un expediente. Una auditoría externa detectó irregularidades en algunas operaciones. Esta investigación ha descubierto que una empresa familiar de Jurado ha recibido pagos de una sociedad a la que Cajasur había concedido créditos que ascienden a seis millones para una operación inmobiliaria.

Otro de los hombres de Castillejo que recientemente ha dejado Cajasur ha sido Francisco Rodríguez, quien fue destituido como máximo responsable de las empresas participadas. Esa auditoría externa también señalaba a Rodríguez, aunque sólo se le recrimina que no detectara y frenara algunas operaciones que han podido suponer un perjuicio para la entidad. La última salida es la de ayer de Jordano. Fuentes de Cajasur aseguraron ayer que está motivada por "una pérdida de confianza".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de marzo de 2007