Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Air Berlin da el salto a los vuelos intercontinentales con la compra de LTU

La compañía aérea de bajo coste Air Berlin, segunda de Alemania tras el gigante Lufthansa, anunció ayer la compra de la aerolínea LTU por 140 millones de euros y la asunción de unos 200 millones de deuda neta. Con esta transacción, Air Berlin adquiere rutas aéreas intercontinentales y operará por primera vez vuelos de media y larga distancia. Los compradores señalaron que la compra hará de Air Berlin la cuarta compañía aérea europea tras Ryanair, Air France/KLM y Lufthansa.

El director de Air Berlin Joachim Hunold explicó además sus planes para LTU, que pasan a corto plazo por dejarla como compañía independiente. De momento, LTU seguirá operando sus 15 vuelos de media distancia y 11 de largo recorrido con destinos como Tailandia, EEUU, y República Dominicana. Air Berlin incorporará progresivamente a su programa la actual oferta de vuelos europeos de la compañía adquirida.

LTU ocupó el primer plano en la actualidad española en enero, cuando protagonizó un malogrado intento de hacerse con las rutas de Air Madrid en Suramérica, tras la retirada de su licencia, a cambio de asumir parte de los trabajadores. Finalmente el Gobierno llegó a un pacto similar con Air Comet.

Hace siete meses que el principal accionista, Hans Rudolf Wöhrl vendió a Air Berlin la compañía de bajo coste dba, que desaparecerá como marca la próxima semana. Ahora, Wöhrl también se deshace de la veterana LTU, pionera en ofrecer vuelos a los destinos preferidos de los alemanes en vacaciones y que comenzó a operar en el mercado en 1960.

Air Berlin comenzó sus negocios en 1978 en Oregón, Estados Unidos. Hasta 1990 sólo podían aterrizar en Berlín occidental aviones de las potencias aliadas, así que Air Berlin ofrecía a los berlineses los mismos destinos que compañías como LTU ofrecían en el resto de la República Federal. Con la desaparición de la República Democrática Alemana en 1990 terminó esta prohibición y un grupo de inversores, con Joachim Hunold a la cabeza, se hizo con Air Berlin Inc. Hunold pasa por ser un hombre de carácter que maneja la empresa con mano de hierro. Su impronta llega a las revistas de a bordo de la compañía. Desde 1992, el propio Hunold da a los editoriales un contenido político que incluye fuertes críticas a los sindicatos o a leyes que pasan por el parlamento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 28 de marzo de 2007