Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La OSE toca por primera vez la sinfonía 'Babi Yar' de Shostakovitch

Víctor Pablo Pérez dirige a la orquesta en las tres capitales vascas

La Orquesta Sinfónica de Euskadi interpreta esta semana por primera vez una de las sinfonías más trágicas de Dmitri Shostakovitch, la número 13, Babi Yar, que podrá escucharse en las tres capitales vascas bajo la dirección de Víctor Pablo Pérez. El Coro Easo y la Coral Andra Mari pondrán las voces. El actor Xabier Elorriaga recitará en euskera los poemas de Yevgueni Yevtushenko que inspiraron la pieza.

Shostakovitch (San Petersburgo, 1906-Moscú, 1975) compuso la Sinfonía número 13 entre 1961 y 1962. Fue estrenada en diciembre de este último año en Moscú bajo la batuta de Kiril Kondrashin y con algunos cambios en el texto, motivados por la "autocensura" del miedo que todavía seguía existiendo en la URSS durante el mandato de Jruschov, según apuntó ayer Víctor Pablo Pérez.

En su décima colaboración con la OSE, el maestro burgalés, director titular de la Orquesta Sinfónica de Galicia, se pondrá al frente de la formación vasca esta tarde y mañana en el auditorio Kursaal de San Sebastián. El viernes, la cita será en el Teatro Principal de Vitoria y el sábado, en el Palacio Euskalduna de Bilbao. Sobre el escenario estarán también el Coro Easo, la Coral Andra Mari y el bajo armenio Arutjun Kotchinian.

El actor Xabier Elorriaga recitará en euskera los poemas en los que Shostakovitch basó su trágica sinfonía. La escritora Arantxa Urretabizkaia se ha encargado de la traducción de los textos. El primero está dedicado a la tragedia de Babi Yar, un barranco cercano a Kiev donde, en 1941, un comando de las SS alemanas fusiló a 34.000 judíos. El segundo poema habla del humor frente al poder. El tercero, En la tienda, homenajea a las mujeres que se encargan de un sinfín de tareas en momentos de carencias. El cuarto recuerda los miedos colectivos durante el régimen de Stalin, que no desaparecieron durante el periodo aperturista de Jruschov. Y el último texto se detiene en la conciencia de los artistas y descubridores. Los poemas carecen de una relación aparente, por lo que la música es la que da sentido a la serie.

Víctor Pablo Pérez destacó que no es habitual contar con un recitador mientras se interpreta una sinfonía, una opción que permite "profundizar más" en el texto. El maestro abogó por mezclar diferentes artes durante los conciertos, que "quizá se están quedando anquilosados en viejas rutinas". En este caso, además, antes de cada concierto, Isabel Díaz Morlan acercará al público al contexto de la obra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de marzo de 2007