Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios guipuzcoanos expresan su "malestar"

La determinación de retirar el proyecto del Impuesto de Sociedades, adoptada con urgencia por la Diputación, acarreó una cascada de reacciones críticas desde el ámbito empresarial y político. La patronal guipuzcoana Adegi expresó su "sorpresa y malestar" al conocer esta medida y advirtió que este hecho genera "incertidumbre" entre el empresariado.

En una nota difundida por esta organización, se reclama a los partidos políticos a que se "redoblen los esfuerzos" para que las tres provincias vascas cuenten con el mismo Impuesto de Sociedades. La posibilidad de que exista un tipo distinto y más alto en Guipúzcoa, según Adegi, supone una "discriminación" y una "incongruencia" para sus empresas.

Por ello, esta patronal llamó a superar la "confrontación" política para llegar a un acuerdo. En la misma línea y con idéntica contundencia se pronunció Confebask, la patronal vasca: "Un tratamiento diferencial y más gravoso, o una solución dilatada en el tiempo, supondrían un grave quebranto para las empresas de este territorio, así como una incertidumbre añadida, por lo desconocido de la situación, en las disposiciones de los otros territorios".

Desde los partidos de la oposición, el secretario general del PSE-EE de Guipúzcoa, Miguel Buen, manifestó que la retirada se ha debido al "vértigo" del PNV a "escenificar una derrota" y criticó el "empecinamiento" de este partido. Además, Buen rechazó una posible aprobación del impuesto por decreto y pidió la comparecencia de la vicelehendakari, Idoia Zenarruzabeitia, para que explique las posibilidades de armonización de esta norma con las de Álava y Vizcaya. El dirigente socialista anunció que su partido estudiará la posibilidad de presentar en la Cámara autonómica una propuesta para armonizar el tipo impositivo.

Respecto a la opción de acudir a la vía del decreto foral, como planteó ayer mismo Txabarri, Buen dijo que supondría "un fraude de ley clarísimo", aunque reconoció que este procedimiento tiene "cobertura" legal.

El juntero de Ezker Batua Berdeak (EB) Jon Lasa, partido que defiende un tipo del 36%, afirmó que la retirada del proyecto de norma demuestra que "la derecha no puede imponer sus criterios" y supone "una derrota de las fuerzas conservadoras, epresentadas por el PP y el PNV".

En opinión de la portavoz de Aralar, Rebeka Ubera, "el PNV se ha echado para atrás por miedo a la oposición". "Se abre una nueva oportunidad para conseguir un impuesto de sociedades más progresista", manifestó Ubera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de marzo de 2007