Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

200 asistentes a un acto de Aguirre abuchean al alcalde de Leganés

Una carpa de 600 metros cuadrados sobre el parque Serafín Díaz Antón de Leganés, un aforo de unas 1.500 personas y un escenario donde sobresalían las autoridades, encabezadas por la presidenta regional, Esperanza Aguirre, y el alcalde de Leganés, el socialista José Luis Pérez Ráez. Allí se celebró ayer un acto en el que el objetivo era poner la primera piedra de la que será la futura estación de metro del barrio de La Fortuna (Leganés). Se trata de la prolongación de la línea 11 del suburbano, que dará servicio a unas 25.000 personas, pero que no estará terminada hasta dentro de dos años.

Sin embargo, un numeroso grupo de asistentes, situados en la parte delantera y frente al escenario, impidió con abucheos que el alcalde de Leganés iniciara su discurso. Tuvo que intervenir Esperanza Aguirre para que pudiera hacerlo, entre gritos de "¡Fuera, fuera!". Por fin, Pérez Ráez comenzó su alocución y espetó a los presentes que "la presidenta es de todos". Luego recalcó que en las relaciones entre gobiernos "siempre hay encuentros y desencuentros", pero que, el acto que se celebraba era un momento de "encuentro, de convivencia y de paz". Y puntualizó: "Me avergüenzo de mis vecinos que no son capaces de reconocer esto".

Los gritos que siguieron a esta frase provocaron tal estruendo que, a la hora de intervenir la presidenta, tuvo que reclamar "silencio y respeto" para que también la dejaran hablar a ella. Poco a poco se hizo con el auditorio y pudo desgranar su discurso.

Discurso electoral

La presidenta regional convirtió un acto que debía ser de presentación del futuro metro en todo un mitin electoral. Aguirre aseguró que en los cuatro años de su mandato ha invertido 264 millones de euros en el municipio. Y fue desgranando las infraestructuras que se han financiado con este dinero, entre las que enumeró los centros de salud, dos colegios públicos y hasta incluyó el proyecto Bosquesur, que, dijo, tendrá 1.100 hectáreas. Todo entre aplausos de los presentes y gritos de: "Esperanza, Esperanza".

Aguirre atribuyó, además, a la Administración regional que se hayan levantado 3.618 viviendas protegidas. Después matizaría sus declaraciones el teniente de alcalde de Leganés, Raúl Calle, que dijo que el Gobierno regional sólo ha levantado 18, porque las otras 3.600 las ha sufragado el Ayuntamiento socialista.

Aguirre aseguró además que había recibido a su llegada "quejas respecto a la seguridad" en la localidad, momento que aprovechó para recordar su proyecto de seguridad ciudadana, las Bescam. "Hemos sufragado el coste de 100 nuevos policías y 23 vehículos en Leganés", agregó. Tras su intervención, Aguirre salió al parque, donde desde una paella gigante se repartía arroz y vino a los vecinos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de marzo de 2007