Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez militar de Ceuta remite a Madrid el caso del espionaje

El juez togado militar número 25 de Ceuta ha remitido al Juzgado Militar Central de Madrid los más de 1.300 folios que componen las diligencias abiertas el pasado 16 de febrero sobre el presunto espionaje a civiles por parta de la Unidad de Inteligencia de la Comandancia General de Ceuta.

Según consta en su auto, el juez togado de Ceuta se ha inhibido porque sólo tiene competencia jurisdiccional sobre oficiales con empleo de capitán como máximo, y en las diligencias están implicados dos tenientes coroneles: Francisco Berenguer, destinado en un cuartel de la OTAN, y José María Albarracín, quien intentó suicidarse cortándose las venas y arrojándose por una ventana. Ambos fueron jefes de la Sección Segunda de la Comandancia en 2005 y 2006.

Según documentos que obran en las diligencias, la Unidad de Inteligencia elaboró en esos años 170 informes, 65 de ellos bajo el mando de Berenguer y 105 validados por Albarracín. Muchos de ellos eran remitidos al Centro de Integración y Difusión de Inteligencia (CIDI) y al Centro de Inteligencia y Seguridad del Ejército de Tierra (CISET).

El sindicato Comisiones Obreras, que fue objeto del espionaje, se ha personado en el sumario abierto por el juez militar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de marzo de 2007