Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Francfort valora el presente

La cultura y la literatura en catalán estarán presentes en 80 ciudades de Alemania, hasta el mes de octubre de 2007 "para visualizar la fuerza de la industria editorial" de Cataluña y de los territorios del catalán, al margen de la lengua en que se editen las obras. Lo reseñó ayer el director del Instituto Ramon Llull, Josep Bargalló, al presentar en la Feria del Libro de Leipzig cuál será la proyección que tendrá la cultura catalana como invitada de honor en la Feria Internacional del Libro de Francfort.

"La memoria es buena, pero no queremos retroceder siempre al pasado", afirmó el primer ejecutivo del evento de Francfort, Juergen Boss, que resaltó la propuesta contemporánea y diversa que ofertará la cultura catalana, desde la gastronomía con diseño hasta el festival del Sónar, sin desdeñar la obra de Joanot Martorell o de Mercè Rodoreda, autores que Boss dijo haber leído con gran satisfacción intelectual.

Boss, como Bargalló, subrayaron la potencia demográfica del catalán en la UE y la producción editorial desde Cataluña en España. "La identidad no es siempre sinónimo de nacionalismo", observó el director alemán, para quien en tiempos de globalización la identidad puede tener siempre "algo de positivo", para avanzar, franquear fronteras y crear "puentes" como el que Cataluña tiende hacia Europa y América. "La cultura sirve para superar límites", reseñó.

Bargalló matizó, como hizo en el Parlament, las áreas diseñadas para Francfort, de divulgación y presencia editorial, y las específicas de creadores literarios, para intentar disipar las dudas "sólo de algunos medios" acerca de cuál será el rol de los escritores en castellano. "Sería estúpido", dijo Bargalló, ignorar que Harold Bloom, Mario Vargas Llosa o Juan Goytisolo son especialistas y divulgadores de grandes autores en catalán, como Ramon Llull o Joanot Martorell, o de creadores contemporáneos.

El director del Institut d' Estudis Baleàrics, Gabriel Janer Manila, y los presidentes del gremio de editores, Antoni Comas, y de la asociación de editores en lengua catalana, Lluís Pagés, tomaron parte en el primer acto de estreno en Leipzig. El director de la Feria del Libro de Francfort comentó que en tres años ha conocido a tres directivos distintos del Institut Llull sin que se truncara el rumbo del proyecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de marzo de 2007