Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:El futuro de las infraestructuras aeroportuarias

Una manifestación con 'Power Points'

Los empresarios catalanes han tenido una forma muy peculiar de salir de manifestación. Porque el acto de ayer, en esencia, fue una gran manifestación en plan elegante. Las pancartas fueron, eso sí, reemplazadas por Power Points. Y la Via Laietana, por una Avenida Pearson más abarrotada que en la fiesta que culmina las graduaciones de sus masters de administración de empresas.

Fuera, dos mossos reorganizaban como podían los cochazos de empresa frente a los nuevos edificios de IESE y, dentro, 860 empresarios, académicos y miembros de 137 entidades (ayer se sumó el Espanyol) hablaban con pasión sobre El Prat y sobre sí mismos frente a las 4.000 croquetas, los 2.500 vol-au-vents de setas y los 1.200 litros de refrescos, más un número indefinido de copas de cava, del catering de Eurest.

Fue una protesta sutil con traje y corbata como la que alguna vez había soñado el profesor Pedro Nueno, en la que el malestar de la sociedad civil catalana por los déficit del aeropuerto de El Prat se empapó de cuerpo teórico gracias a las calculadísimas y amenas exposiciones de Nueno, Andreu Mas Colell y Germà Bel. En sus ponencias brilló por su ausencia cualquier referencia a la T-4 o a Barajas, a la preocupación por el lugar en que la estrategia global de Iberia deja a Barcelona; ni siquiera a los políticos de aquí y de allá, que no fueron invitados y cuya ausencia no fue aprovechada para las críticas por la espalda. "Ha sido magnífico", se congratularon a la salida el presidente de La Caixa, Ricard Fornesa, y su director general, Isidre Fainé, que no pudieron quedarse al jugoso cóctel.

La presencia de todos los presidentes y consejeros delegados de las empresas catalanas participadas por la caja (Abertis, Gas Natural, Agbar o Caprabo), que en esta ciudad es un termómetro del éxito de convocatoria; la de banqueros como Josep Oliu, o la de personalidades emblemáticas de la empresa familiar como Artur Carulla, Mariano Puig o José Ferrer, evidenciaba el apoyo de las élites económicas a un acto insólito que convirtió a los propios empresarios, en competencia con El Prat, en centro de atención.

Nunca en democracia se había logrado una movilización comparable por ninguna causa, mucho menos por cuestiones políticas. Y la bandera de las infraestructuras de las patronales catalanas o el golpe sobre la mesa del Círculo de Economía contra la España radial de Aznar no llegaron a bajar a los capilares de entidades tan variopintas, del Barça al Orfeó Català.

Los presentes parecían impresionados por su propia exhibición de fuerza y repetían en los corrillos que su presencia iba a ser, en palabras de Joan Pujol (Fomento del Trabajo), "útil, aunque hoy no hablara ningún ponente". A tal punto llegó la euforia y la convicción de que el acto traerá consecuencias que el director de la escuela de negocios EADA, David Parcerisas, propuso, copa en mano: "La semana que viene, deberíamos hacer lo mismo por Cercanías. Y la otra, los mismo por los peajes. Y luego, ¡a por el AVE!".

- Gonzalo Pascual (Spanair). "La gestión individualizada de los aeropuertos es mucho más eficiente, independientemente de temas políticos. En cuanto a El Prat, nosotros hemos sido los primeros en movernos, con una gran propuesta".

- Fernando Echegaray (El Prat). "Compartimos la misma preocupación social que los empresarios. Todos queremos el mejor aeropuerto posible para Barcelona. Por eso se invierten 3.000 millones de euros para mejorarlo".

- Salvador Gabarró (Gas Natural). "Estoy convencido de que lo que perseguimos con el acto de hoy está ya conseguido, porque lo que pedimos tiene toda la lógica del mundo".

- Ramon Mas (Caprabo). "El acto en sí mismo ya es indicativo. Y es como un homenaje a Pedro Nueno, el intelectual orgánico de todo esto. El problema no es quién va a quedarse la Terminal Sur, sino quién gestiona el aeropuerto. El Estado tiene un reto con su sistema aeroportuario".

- Jordi Mercader (Agbar). "El acto ha sido riguroso y sensato. Es necesario un cambio en el modelo de gestión que permita a El Prat contribuir activamente al desarrollo de la economía catalana y española. Toca ahora establecer un plan de acción y cumplir con el calendario, sin más dilaciones".

- Carlos Losada (Esade). "Es importante impulsar el transporte de mercancías y podría hacerse con una cuarta pista alejada de la población para que los aviones puedan volar toda la noche".

- Miquel Roca (Roca Junyent Abogados Asociados). "La pelota está ahora en el tejado de la Administración. El planteamiento empresarial ha sido bueno, y sin manifestaciones políticas".

- Agustín Cordón (Fira). "Este acto prueba el apoyo a un cambio de modelo de gestión para alcanzar resultados a medio plazo. Hace falta una buena gestión y más agresividad comercial".

- Narcís Serra (Caixa Catalunya). "Es bueno todo acto de debate público juicioso y con argumentos que explique las necesidades del aeropuerto. Es más eficiente un ente de gestión específico".

- Anna Birulés (Renta Corporación). "Lo importante es que el acto se ha hecho. Las exposiciones han sido de nivel y complementarias. Demuestran que somos capaces de tener opciones de competir en el mundo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de marzo de 2007