Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los españoles valoran a los inmigrantes, pero creen que hay muchos

Una encuesta oficial revela las contradicciones de la sociedad al enjuiciar a los extranjeros

La mayoría de los españoles considera que los inmigrantes realizan una gran contribución al desarrollo económico y que deben tener derecho a votar en las elecciones municipales. Sin embargo, también piensan que el número de extranjeros es excesivo y, más llamativo aún, sólo la mitad están dispuestos a alquilarles un piso. Éstas son algunas de las contradicciones reflejadas en el informe anual del Observatorio Español del Racismo y la Xenofobia.

El avance del informe, que ayer fue presentado por la secretaria de Estado de Inmigración y Emigración, Consuelo Rumí, muestra que los españoles han mejorado ligeramente su opinión sobre los inmigrantes a lo largo del último año.

El porcentaje de quienes consideran que los extranjeros contribuyen de forma importante al desarrollo económico ha pasado del 65,5% al 73,7%. También ha crecido (desde el 65,4% hasta el 69,7%) el de quienes valoran positivamente que la sociedad esté compuesta por personas de origen racial, religión y cultura diferentes. Y es abrumador el número de quienes se muestran partidarios de que los inmigrantes cobren el subsidio de desempleo (94,8%), trasladen a su familia a España (86,4%), obtengan la nacionalidad española (85,6%) o voten en las elecciones municipales (79,6%).

Pero frente a estos datos, la encuesta recoge otros, aparentemente contradictorios. Por ejemplo, el porcentaje de quienes piensan que el número de inmigrantes es excesivo (61,8%, sólo tres décimas menos que el año pasado). A tenor de esa opinión, sería lógico pensar que la respuesta mayoritaria a la pregunta "¿qué se debería hacer respecto a los inmigrantes que vienen aquí a trabajar?" oscilaría entre "hacer difícil la entrada" o "prohibir la entrada". Pero no: el 75,1% se muestra partidario de que sigan llegando, aunque "con contrato". Las otras dos opciones mencionadas sólo suman el 6,6%.

Hay más contradicciones aparentes. El 90,2% de los españoles está dispuesto a trabajar con inmigrantes. El 84,4%, a tenerlos como jefes. El 72,8%, a aceptarlos como nueras o yernos. Pero sólo el 53,7% está dispuesto a alquilarles un piso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de marzo de 2007